Sequía en Corea preocupa a las autoridades

Miércoles, 31/05/2017
AméricaEconomía

La sequía que afecta desde hace meses a Corea del Sur preocupa a las autoridades.

La situación es especialmente grave en las zonas rurales, pues la falta de agua para uso agrícola podría afectar el cultivo de arroz y otros granos, que justamente comienza a sembrarse en esta época del año.

De acuerdo al Ministerio de Agricultura, Alimentos y Asuntos Rurales de Corea, el agua caida este año alcanza los 155 milímetros, apenas un 60% del promedio de los años anteriores.

Debido a ello, los embalses de uso agrícola no pudieron completar la reserva de años previos del 81%, llegando a tan solo al 72%.

La preocupación aumenta dado que la alta concentración de polvos contaminantes en la atmósfera desde finales de abril hasta principios de mayo, y los grandes incendios ocurridos en diferentes puntos del país este mes, elevaron aún más el gasto de los recursos hídricos.

Ante esta situación, el Ministerio de Agricultura dio a conocer esta semana haber ordenado a las regiones más expuestas a la sequía, adoptar medidas preventivas para suministrar reservas de agua para uso agrícola en caso de ser necesario.

Además, ha comenzado a ofrecer equipamientos por si no hubiera noticias de lluvia en los próximos días, al tiempo de solicitar a las entidades relacionadas permanecer atentas ante cualquier eventualidad e intentar ahorrar agua de riego. 

Cambio climático. En Corea, cada vez se presentan más épocas de sequía, las que se alternan con breves lapsos de lluvias torrenciales. Un fenómeno que expertos atribuyen al el cambio climático.

Debido a ello, la cantidad de precipitaciones no se reparte adecuadamente a lo largo del año, sino que se centra en ciertas épocas, dificultado el efectivo uso de los recursos hídricos, ya que al concentrarse abundantes precipitaciones en periodos muy concretos, gran parte de la lluvia se pierde y no es posible su debido aprovechamiento.

Ante estas circunstancias, el Gobierno Metropolitano de Seúl ha elaborado un plan de medidas de respuesta en función del nivel de sequía, además de intentar reutilizar todo tipo de recursos hídricos, como aguas residuales y subterráneas.

Para paliar esta situación, una de las soluciones básicas es elevar la conciencia pública sobre la importancia del agua y su ahorro, pues cada habitante de Seúl consume un promedio de 303 litros al día, cifra muy superior a la de países desarrollados como Alemania o Australia.

La escasez hídrica también está afectando la zona norte y noroeste de China.

Comentarios