Singapur es el país más competitivo del mundo

Jueves, 10/10/2019
Weforum

Con un puntaje de 84.8 sobre 100, Singapur es el país más cercano a la frontera de la competitividad

Otras economías del G20 en el top 10 incluyen Estados Unidos (2º), Japón (6º), Alemania (7º) y Reino Unido (9º), mientras que Argentina (83º, dos lugares abajo) es el país con la clasificación más baja entre los países del G20.

Asia-Pacífico es la región más competitiva del mundo, seguida de cerca por Europa y América del Norte.

El Informe de Competitividad Global de este año es la última edición de la serie lanzada en 1979 que proporciona una evaluación anual de los impulsores de la productividad y el crecimiento económico a largo plazo. Con un puntaje de 84.8 (+1.3), Singapur es la economía más competitiva del mundo en 2019, superando a Estados Unidos, que cae al segundo lugar. Hong Kong SAR (3 °), Países Bajos (4 °) y Suiza (5 °) completan los cinco primeros.

Sobre la base de cuatro décadas de experiencia en la evaluación comparativa de la competitividad, el índice mapea el panorama de competitividad de 141 economías a través de 103 indicadores organizados en 12 temas. Cada indicador, usando una escala de 0 a 100, muestra cuán cerca está una economía del estado ideal o "frontera" de competitividad. Los pilares, que cubren elementos socioeconómicos amplios son: instituciones, infraestructura, adopción de TIC, estabilidad macroeconómica, salud,

habilidades, mercado de productos, mercado laboral, sistema financiero, tamaño del mercado, dinamismo empresarial y capacidad de innovación.

El Informe de Competitividad Global 2019 revela un promedio en las 141 economías cubiertas de 61 puntos.

Esto es casi 40 puntos por debajo de la "frontera". Es una brecha de competitividad global que es particularmente preocupante, dado que la economía mundial enfrenta la perspectiva de una recesión. La encuesta del informe a 13,000 ejecutivos de negocios destaca una profunda incertidumbre y una menor confianza.

Si bien la inyección de US$ 10 billones por parte de los bancos centrales no tiene precedentes y ha logrado evitar una recesión más profunda, no es suficiente para catalizar la asignación de recursos hacia inversiones que mejoren la productividad en los sectores público y privado.

Sin embargo, algunos de los mejores resultados de este año parecen beneficiarse de las tensiones comerciales mundiales a través de la desviación del comercio, incluidos Singapur (1º) y Vietnam (67º), el país más mejorado en 2019.

Los principales culpables. Las debilidades persistentes en los impulsores del crecimiento de la productividad se encuentran entre los principales culpables. En las economías avanzadas, emergentes y en desarrollo, el crecimiento de la productividad comenzó a disminuir en 2000 y se desaceleró aún más después de la crisis. Entre 2011 y 2016, el "crecimiento total de la productividad de los factores", o el crecimiento combinado de insumos, como recursos y mano de obra, y productos, creció un 0.3% en las economías avanzadas y un 1.3% en las economías emergentes y en desarrollo.

La crisis financiera se sumó a esta desaceleración a través de la "histéresis de productividad", los efectos retardados de larga duración de las inversiones que se ven socavadas por la incertidumbre, la baja demanda y las condiciones crediticias más estrictas. Más allá de fortalecer las regulaciones del sistema financiero, muchas de las reformas estructurales diseñadas para revivir la productividad prometidas por los responsables políticos en medio de la crisis no se materializaron.

La inyección de efectivo por parte de los cuatro principales bancos centrales del mundo puede haber contribuido incluso a desviar más capital hacia el mercado financiero en lugar de hacia inversiones para mejorar la productividad.

Comentarios