Temer buscará atraer inversiones y concretar privatizaciones en su gira a China

Miércoles, 30/08/2017
Agencia de noticias Sputnik

El presidente de Brasil, Michel Temer, embarcó hacia China para una visita oficial que tiene como principal objetivo ofrecer a los inversores de ese país oportunidades en el recién anunciado paquete de privatizaciones de 57 bienes del Estado.

"China podrá ser una de las grandes inversoras en nuestros proyectos de concesiones que anuncié la semana pasada; ellos podrán ser decisivos en áreas como energía, puertos, aeropuertos, en el sector agropecuario y en las finanzas", aseguró el presidente en un video divulgado el martes en las redes sociales.

Temer remarcó que la intención es traer a Brasil "más capital chino" para generar empleo y mejorar la renta de los trabajadores y subrayó que los dos países estarán tan próximos como permitan sus proyectos en común.

La semana pasada el Gobierno anunció la privatización de 57 bienes que hasta ahora estaban en manos públicas, como 14 aeropuertos, 11 lotes de líneas de transmisión, 15 puertos, parte de la compañía eléctrica Eletrobras y la Casa de la Moneda, entre otros.

El Gobierno informó en un comunicado que está prevista la firma de acuerdos bilaterales en materia de infraestructura, salud, cultura y tecnología.

También se tratarán temas de la agenda internacional, ya que según el portavoz del Gobierno, Alexandre Parola, ambos países comparten prioridades sobre la defensa del multilateralismo, la resistencia al proteccionismo y el combate al calentamiento global.

El viernes 1 Temer se reunirá en Pekín con su par de China, Xi Jinping, y con el primer ministro Li Keqiang.

Al día siguiente participará en el seminario empresarial Brasil-China, organizado por la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones.

Será la jornada del viaje más centrada en la captación de inversiones, pues se espera una nutrida presencia de empresarios chinos que ya están presentes en el gigante suramericano o tienen intención de hacerlo.

Del 3 al 5 de septiembre el líder brasileño estará en la ciudad de Xiamen (este) para participar en la cumbre del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica).

China fue el primer país al que viajó Temer poco después de ser confirmado en el cargo un año atrás, luego de la destitución de la entonces presidenta Dilma Rousseff (2011-2016), para tomar parte a principios de septiembre de 2016 de la cumbre del Grupo de los 20 países industrializados y emergentes celebrada en la ciudad china de Hangzhou (este).

Las relaciones entre los dos países se fortalecieron a partir del año 2009, cuando China pasó a ser no solo el principal mercado comprador de las exportaciones brasileñas, sino también el principal socio comercial de Brasil por flujo de comercio, según el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Entre 2001 y 2015 el flujo comercial entre los dos países pasó de US$3.200 a US$66.300 millones, y en 2012 el gigante asiático se convirtió en el principal proveedor de productos importados a Brasil.

En 2015 Brasil exportó a China un total de US$35.600 millones e importó de este país US$30.700 millones, obteniendo un superávit de US$4.900 millones.

Desde 2009 el superávit brasileño acumulado con China llega a casi US$46.000 millones, según la cancillería brasileña.

Los principales sectores en los que China está presente en Brasil son energía, minería, siderurgia y el sector agropecuario, aunque en los últimos años crece la presencia del país asiático en segmentos como las telecomunicaciones, los automóviles, maquinaria, servicios bancarios e infraestructura.

Por otro lado, Brasil se destaca en China por su inversión en el sector aeronáutico, el de la minería, alimentación, motores, siderurgia, papel y celulosa y servicios bancarios.

Comentarios