¿Cómo beneficia a Latinoamérica la demanda china por hierro?

Jueves, 03/12/2020
Gwendolyn Ledger

Hace poco más de una semana, la tonelada de hierro alcanzó los US$100, su precio más alto en casi una década.

Es la fortaleza de la “vieja economía” de China, que ha llevado la demanda de metales industriales a nuevos niveles récord, alimentando un ambiente de mercado extremadamente optimista y extendiendo el repunte de sus precios.

“La crisis del coronavirus solo ha fortalecido el dominio de China en los mercados de metales industriales. Como consecuencia de su impulso de estímulo y de la pronta salida de la crisis, la demanda de metales en su llamada 'vieja' economía ha alcanzado nuevos niveles récord”, dicen desde la firma de análisis Julius Baer.

Con "vieja" economía se refiere a sectores como la infraestructura, la manufactura y la propiedad.

A fines de noviembre, las inversiones generales en estos sectores se mantuvieron muy resistentes el mes pasado. Si bien las inversiones en infraestructura mostraron algunos signos de debilitamiento, la dinámica se aceleró en la industria manufacturera y la propiedad.

“Creemos que la demanda de metales es muy buena y la dinámica debería suavizarse en lugar de fortalecerse en el futuro, lo que refleja una desaceleración gradual de las medidas de estímulo, así como el patrón estacional típico de actividad de la construcción frenada con el invierno acercándose”, recalca Carsten Menke, director de investigación de próxima generación, en Julius Baer.

La perspectiva sectorial estable refleja condiciones favorables en varios mercados importantes, como el mineral de hierro, el cobre y el aluminio. "Esperamos que los precios se moderen en 2021 y se alineen más con los fundamentos del mercado. La dinámica de la oferta y la demanda de productos básicos individuales evolucionará, reflejando el crecimiento económico en varias regiones y las posibles interrupciones de la oferta impulsadas por restricciones relacionadas con la pandemia o condiciones climáticas", asegura la firma Fitch Ratings en un análisis dle 30 de noviembre

En ese panorama, el mineral de hierro luce más elevado en el contexto de la recuperación de las exportaciones de Australia y Brasil, que son los principales exportadores del mundo.

"El aumento de la oferta de Brasil es clave para reducir el déficit del mercado global, que podría retrasarse, lo que generaría cierto potencial alcista para nuestros supuestos de precios. Esperamos que los mercados del cobre y el níquel estén equilibrados en términos generales a mediano plazo. La demanda de níquel, que se utiliza en baterías, podría verse impulsada por los compromisos de recuperación ecológica europeos que introducen exenciones fiscales e incentivos a la compra de vehículos eléctricos", informa Fitch, advirtiendo que los productos básicos como el aluminio, el zinc, el carbón metalúrgico y el carbón térmico seguirán estando sobreabastecidos en el corto plazo. 

Justamente, amediados de noviembre, la brasileña Vale firmó en China un acuerdo de US$651 millones para el almacenamiento y procesamiento de mineral de hierro.

La medida sigue a la inauguración por parte de las dos empresas de un centro de molienda en el puerto del este de China en agosto y aumenta aún más la presencia de Vale en el principal consumidor mundial de materia prima siderúrgica.

Vale, la segunda minera más grande del mundo de mineral de hierro, y Ningbo Zhoushan Port tendrán cada uno el 50% de la empresa conjunta o joint venture, cuya creación planificada se señaló en una presentación el mes pasado. Tendrá un capital social de US$ 227 millones.

"Se propone construir un patio de almacenamiento de mineral de hierro, con una capacidad máxima de 4,1 millones de toneladas, una instalación de mezcla y procesamiento de mineral y dos muelles de envío", comunicó Zhejiang Free Trade Zone en su cuenta oficial de Wechat.

La instalación de mezcla y procesamiento tendrá una capacidad anual de 21 millones de toneladas de mineral por año, agregó.

"La construcción de este proyecto fortalecerá aún más la capacidad de distribución de la terminal de transferencia de mineral de Shulanghu", dice el comunicado, refiriéndose al sitio del centro de molienda, donde Vale está produciendo finos de mineral de hierro de alta ley.

No son los únicos.

A principios de esta semana, Nippon Steel y ArcelorMittal dieron a conocer que duplicarán con creces la capacidad de producción de acero de su filial india a 23 millones de toneladas al año para la década de 2030, buscando expandir su presencia en un mercado prometedor.

El plan de expansión, que implica nuevas inversiones y adquisiciones, supera con creces un aumento de entre 12 y 15 millones de toneladas que mencionaron las dos acerías cuando adquirieron Essar Steel India a fines del año pasado. La empresa, que pasó a llamarse AM / NS India, actualmente puede producir alrededor de 9,6 millones de toneladas de productos de acero al año.

Los socios prevén una mayor participación en un mercado nacional que se está poniendo al día con China como impulsor global de la industria.

Nippon Steel pronostica que la demanda india de productos de acero aumentará a 230 millones de toneladas al año para la década de 2030, o 2,3 veces el nivel actual, y apunta a aumentar la capacidad al menos al 10% de esa cifra.

IMPULSO PARA CHILE

El mineral de hierro es el cuarto elemento más común sobre la Tierra, y es la base para elaborar el acero, insumo vital en construcción y manufactura.

Se estima que 5% de la producción mundial de acero estuvo detenida gran parte de este año por la pandemia. Pero en los últimos meses China tomó las riendas de la actividad mundial y se ha mantenido con una fuerte demanda, con un crecimiento del 2% estimado para este año.

Actualmente, el 70% del mercado mundial es controlado por cuatro productores, donde destacan Australia, Brasil y China, en tanto que el 82% del comercio marítimo es controlado por Brasil y Australia. Por otra parte, el mayor comprador de hierro es China que concentra el 71% seguido por Japón en el segundo puesto, con un 11%.

Eso no obsta para que países con menor producción, como Chile, también saquen cuentas alegres con las perspectivas del mercado.

Francisco Carvajal, gerente general de la Compañía Minera del Pacífico (CMP) parte del holding de la Compañía de Aceros de Pacífico (CAP), reconoció un ciclo de precios altos para este año y buena parte del 2021 en un webinar organizado por la Sociedad Nacional de Minería (SONAMI) en Chile.

Más allá del segundo semestre del próximo año “las perspectivas son más bajas, pero el mundo demanda hierro para su vida cotidiana y eso es lo relevante. El desafío es hacer la industria más sustentable y amigable con el entorno”, recalcó Carvajal.

En el plano local, “este mejor precio ha incentivado la reapertura de pequeños productores que tenían acopios o minas abiertas con hierro de buena calidad, con algunos de los cuales CMP tiene contratos de abastecimiento, y estamos en negociaciones con otros para también comprar parte de su producción primaria”, señaló Carvajal en una entrevista en septiembre.

El directivo espera durante 2020 recuperar los niveles de producción normales de la compañía, en torno a los 16 millones de toneladas sumando los distintos productos que obtienen, entre ellos magnetita, un concentrado de hierro de alta ley.

En el corto y mediano plazo la firma declara inversiones importantes en infraestructura y recuperación de activos estratégicos en cada una de sus faenas: el puerto Guacolda II y el Concentraducto de Cerro Negro Norte. Pronto iniciará la fase de construcción del proyecto Puerto Cruz Grande, que operó en la primera mitad del siglo pasado.

El especialista en minería Mauricio Mora, creador de Latin Investment Group (LIG) considera que el hierro aún es poco importante en Chile, porque falta mucho por desarrollar.

“Hay muchísimos mineros sin poder trabajar (en el norte de Chile) debido a que el puerto está ‘tomado’ por la CAP y no hay puertos cercanos para los mineros del hierro. Este es un negocio donde la distancia te mata, porque es barato, muy barato: con menos de US$10 tienes el hierro extraído y triturado, y eso es todo, porque el hierro se vende directo, sin necesidad de mayor procesamiento”, explica a AsiaLink.

Esa ventaja aparente también suele ser una desventaja, no solo porque hay temporadas en las que el precio global está cercano a los US$60 por tonelada, sino porque los clientes internacionales no compran menos de 30 mil o 50 mil toneladas por vez.

“Esto no es como el cobre, donde puedes vender 50 o 100 toneladas. Con el hierro tienes que sacar 50 mil toneladas al mes; necesitas por lo menos US$500 mil sólo para extracción, para costos operacionales. Esa es la diferencia”, recalca.

De todos modos, la firma Julius Baer pone paños fríos a cualquier optimismo desmesurado: “En nuestra opinión, estos precios no están justificados. Lo que comparten todos los metales es un estado de ánimo de mercado extremadamente positivo y, como siempre, esto debe verse como una señal de advertencia para evitar perseguir el rally”, indica el analista Carsten Menke.

"Los riesgos de interrupciones del suministro relacionadas con la pandemia y un crecimiento económico más lento de lo previsto se mantendrá el próximo año, pero su impacto en el sector será moderado en comparación con la desaceleración del primer semestre de este año", aseguró recientemente el análisis de Fitch Ratings.

Además, las empresas de la industria del acero, una fuente importante de gases de efecto invernadero, también pueden enfrentar vientos en contra de los esfuerzos para combatir el cambio climático, ya que India ha ratificado el Acuerdo de París sobre el clima. Tampoco hay que olvidar el grave impacto ambiental de la extracción del hierro. La misma minera Vale fue causante en enero de 2019 de cientos de desaparecidos y miles de hectáreas contaminadas, cuando su tranque de relaves de mineral de hierro al suroeste del estado de Minas Gerais colapsó.

Comentarios