La interminable batalla de Malasia contra el plástico

Viernes, 18/09/2020
Reuters

Todos los fines de semana, un equipo de voluntarios peina la costa del complejo malayo de Tioman para recoger la basura plástica que se acumula en las playas de arena blanca de la isla bañada por el Mar de China Meridional.

Pero en lugar de quemar o enterrar la basura, se recicla en gránulos de plástico para que pueda usarse para fabricar una variedad de productos, desde autopartes hasta electrodomésticos y muebles.

"Todo está envuelto en plástico en estos días, por lo que es increíblemente difícil", dijo Sydney Steenland, fundadora del Sea Monkey Project, un grupo no gubernamental involucrado en el reciclaje de desechos oceánicos.

Si bien la iniciativa ayuda a limpiar el medio ambiente y reciclar los desechos, Steenland admite que "nunca detendrá la situación si no le dice a la gente que deje de usar el plástico primero".

Heng Hiap, con sede en el estado de Johor, en el sur de Malasia, forma parte del creciente número de empresas que trabajan con ambientalistas para recolectar y eliminar desechos plásticos en las aguas del país.

"La contaminación marina se está convirtiendo en un problema y decidimos centrarnos en el material plástico ligado al océano", dijo el fundador de la compañía, Seah Kian Hoe, y señaló que el objetivo era servir a consumidores conscientes.

El grupo conservacionista WWF publicó un informe a principios de este año en el que decía que, de seis países asiáticos, Malasia era uno de los principales consumidores de envases de plástico, con alrededor de 16 kg por persona cada año.

El informe analizó China, Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia y Vietnam, que se estima que contribuyen con el 60% de los aproximadamente 8 millones de toneladas de plástico que ingresan a los océanos del mundo cada año.

Los pellets fabricados por Heng Hiap se venden a empresas como Kian, fabricante de muebles.

“Cada silla que sale de la máquina sabemos que ha reciclado parte de la basura que hemos creado en primer lugar”, dijo Irene Lim, gerente de marca de muebles de Kian, en una sala de exposición en Kuala Lumpur.

Comentarios