Suga ignora a panel científico y desata críticas

Lunes, 05/10/2020
Reuters

El primer ministro japonés, Yoshihide Suga, criticado por rechazar a seis académicos como miembros de un panel asesor científico, defendió la medida el lunes en medio de crecientes críticas de que violaba el principio constitucional de libertad académica.

Suga, quien asumió el cargo el mes pasado después de la renuncia de Shinzo Abe, ha gozado de un gran apoyo entre los votantes que aprueban sus promesas de desregular, reducir las tarifas de telefonía móvil y digitalizar los servicios mientras intenta reactivar la economía y controlar el COVID-19.

Pero su rechazo a los seis candidatos, algunos de ellos conocidos por críticas pasadas a las políticas de Abe, podría provocar un furor que amenaza su luna de miel con los votantes.

En cuestión está el influyente Consejo Científico de Japón (SCJ) de 210 miembros, creado después de la Segunda Guerra Mundial para proporcionar aportes científicos independientes para la política.

Los seis estaban entre los 105 académicos recomendados para ser miembros del panel, que elige a la mitad de sus miembros cada tres años.

Las políticas que criticaron incluyen la reinterpretación de Abe de la constitución pacifista de Japón para permitir que las tropas luchen en el extranjero en un cambio histórico para la política de defensa, y una ley de secretos de estado de 2013 que generó preocupación por la libertad de los medios de comunicación.

Los partidos de oposición atacaron la decisión y exigieron una explicación pública de Suga, los críticos acudieron a las redes sociales y una petición de Change.org que instaba a los nombramientos atrajo más de 100.000 firmas el lunes por la noche.

En una entrevista grupal con medios nacionales, Suga repitió que la decisión era legítima y agregó que el Consejo recibió fondos públicos anuales de mil millones de yenes ($ 9,47 millones).

Se negó a comentar sobre casos individuales, pero dijo que la decisión "no tenía nada que ver con la libertad académica" y no tenía nada que ver con las posiciones de los académicos sobre la legislación respaldada por el gobierno.

Desde 1983, el primer ministro ha designado a los miembros basándose en las recomendaciones de la SCJ, y no hay precedentes para rechazarlos, dijeron analistas políticos.

"La constitución de Japón tiene un artículo específico solo para la libertad académica, que es ... un resultado directo del control de la academia y la ciencia durante la guerra por parte de los militaristas", dijo el profesor de la Universidad Sophia, Koichi Nakano.

El consejo, que se enredó con el gobierno de Abe en 2017 después de adoptar una postura escéptica sobre la investigación académica con posibles usos militares, ha exigido que Suga explique su decisión y nombre a los seis.

"No sé en absoluto por qué no fui designado", dijo uno de los seis, Masanori Okada, profesor de la Facultad de Derecho de Waseda. "Lo que escribí (en el pasado) fue que el gobierno debería actuar de acuerdo con la ley ... Eso es natural".

Algunos conservadores han criticado a la SCJ por lo que llaman su postura favorable a China. Okada negó cualquier relación especial con Beijing.

Otro de los académicos rechazados, Shigeki Uno, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Tokio, declinó hacer comentarios directos sobre el rechazo, pero destacó la importancia de la libertad de expresión.

“La mayor fortaleza de una sociedad democrática es su capacidad para estar abierta a las críticas y modificarse constantemente”, dijo en un comunicado.

Comentarios