El fuego destruye Castillo Shuri en Japón, Patrimonio de la Humanidad

Viernes, 01/11/2019
Reuters

Un incendio arrasó el jueves el castillo de Shuri, declarado Patrimonio de la Humanidad, en la isla meridional de Okinawa, en Japón, lo que redujo la sala principal del monumento de más de 500 años a un esqueleto carbonizado.

El castillo de madera, que alguna vez fue un palacio y centro cultural del Reino Ryukyu que floreció del siglo XV al XIX, se quemó durante unas 12 horas hasta que los bomberos lo controlaron por la tarde.

El castillo ha sido dañado por el fuego y reconstruido varias veces. Fue destruido por última vez durante la Segunda Guerra Mundial, y su restauración fue un símbolo de recuperación para Okinawa, que sufrió muchas bajas como sitio de intensos combates entre las fuerzas estadounidenses y japonesas.

"Mi corazón está lleno de dolor y una sensación de pérdida indescriptible", dijo el gobernador de Okinawa, Denny Tamaki, quien interrumpió un viaje a Corea del Sur para lidiar con el incendio. "Al mismo tiempo, creo firmemente que debemos reconstruir el Castillo Shuri, un símbolo del Reino Ryukyu, una expresión de su historia y cultura".

La televisión mostró a los residentes y turistas locales, algunos orando y llorando, observando cómo el humo salía de los restos del castillo una vez de color rojo brillante.

El incendio envolvió la popular atracción turística en medio de su festival anual de mediados de otoño. El castillo también fue una parada programada en la ruta de relevos de la antorcha olímpica de Tokio 2020.

El departamento de bomberos de la ciudad dijo que si bien el castillo tenía sistemas de rociadores exteriores, sus salas no estaban tan equipadas, ya que esto no era requerido por los códigos locales de incendios.

Después de la Segunda Guerra Mundial, sirvió como campus universitario hasta mediados de la década de 1970. Después de la reconstrucción de la posguerra, volvió a abrir como parque nacional en 1992 y fue designado Patrimonio de la Humanidad en 2000.

"Profunda emoción y sincera solidaridad con el pueblo japonés", comentó la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, en Twitter. "Esta es una pérdida para toda la humanidad".

Además de la sala principal, las salas norte y sur han sido destruidas, dijo NHK.

Comentarios