¿Podrá Indonesia salvar a los dragones de Komodo?

Miércoles, 24/07/2019
Reuters

Funcionó en Maya Bay, en Tailandia y en la más contaminada y bella isla de Boracay, en Filipinas, así que ¿por qué no habría de funcionar en la isla de Komodo, en Indonesia?

El gobierno de la cuarta nación más poblada del planeta anunció recientemente planea cerrar la isla oriental de Komodo al público el próximo año, en un intento por conservar los raros dragones de Komodo, la mayor especie viva de lagarto, dijo el martes un funcionario provincial.

La isla forma parte del Parque Nacional de Komodo, un área de conservación entre las islas de Sumbawa y Flores que visitaron más de 176 mil turistas de todo el mundo en 2018.

Además de las hermosas playas y el paisaje, muchos visitantes vinieron a ver los dragones, que solo se encuentran en la naturaleza en el este de Indonesia.

"Tenemos que salvar a los dragones de Komodo de la extinción, ese es el punto", expresó Josef Nae Soi, vicegobernador de la provincia de East Nusa Tenggara.

Incluso después del cierre de la isla, donde se estima que viven alrededor de 1.700 animales, otros permanecerán abiertos en el parque nacional que alberga a los dragones de Komodo, como las islas de Rinca y Padar, dijo.

Cerrar la isla a los turistas tiene como objetivo evitar la interferencia y reducir el riesgo de caza furtiva para permitir una recuperación en el número de presas preferidas de los animales, como ciervos, búfalos y jabalíes.

"La gente viene queriendo ver ... cómo (los dragones) se aparean, cómo ponen sus huevos, cómo nacen y cómo los jóvenes Komodos luchan por su vida", dijo Soi.

La isla podría reabrirse un año después, pero estaba planeado para ser un destino turístico de primera calidad, dijo.

Los medios habían sugerido previamente que la provincia planeaba cobrar a los turistas una tarifa de entrada de US$500, pero Soi dijo que no se había decidido una tarifa.

Los planes para limitar a los visitantes han provocado controversia en la industria turística de la isla, así como entre los residentes que dependen de los visitantes para su sustento.

Soi reconoció cierta resistencia, pero dijo que el presidente Joko Widodo aprobó el plan y que las autoridades sostuvieron conversaciones con los líderes locales sobre la mejor manera de reubicar a los residentes.

"Queremos que la isla de Komodo esté destinada a la conservación", dijo Widodo en el sitio web de la secretaria del gabinete, después de una visita a la cercana isla de Rinca la semana pasada. "Si no puedes pagarlo, no necesitas ir allí".

Comentarios