Corea del Sur: faltan camas por rebrote de COVID-19

Viernes, 04/09/2020
Reuters

Corea del Sur está luchando por controlar una segunda ola de COVID-19 y prometió el jueves duplicar sus camas hospitalarias de cuidados intensivos, en medio de una grave escasez de cupos para atender a contagiados, destacando la tensión que genera la pandemia en el sector de la salud, incluso en países bien equipados.

El aumento en los casos graves, ya que las personas mayores constituyen una proporción cada vez mayor de pacientes en medio de un resurgimiento más amplio, marca un giro brusco para un país que se consideró exitoso en aplastar uno de los peores brotes tempranos del nuevo coronavirus fuera de China.

Hasta el martes, había menos de 10 camas de cuidados intensivos disponibles en el área metropolitana de Seúl, una metrópoli de 26 millones de habitantes, dijeron las autoridades sanitarias. Los funcionarios no dan cifras diarias, que pueden variar mucho.

El Ministerio de Salud dijo que gastará 100 mil millones de wones ($ 84 millones) para adquirir 500 camas para pacientes gravemente enfermos en todo el país a mediados del próximo año, con el objetivo de asegurar al menos 110 para fines de mes.

"También estamos haciendo todos nuestros esfuerzos para permitir un tratamiento estable para los pacientes", dijo el director general de política de salud pública del ministerio, Yoon Tae-ho, en una rueda de prensa.

Corea del Sur tiene 511 camas de cuidados intensivos, principalmente en hospitales públicos en Seúl y las regiones circundantes, pero muchas de ellas están siendo utilizadas por casos menos graves o pacientes que padecen otras dolencias.

Hasta el jueves, 154 pacientes de COVID-19 se encontraban en estado grave o crítico, frente a los 123 del día anterior. El país tenía solo 12 casos de este tipo antes de que la segunda ola comenzara a intensificarse hace dos semanas, a raíz de un brote entre miembros de una iglesia que asistieron a un mitin político.

Corea del Sur fue sorprendida desprevenida para el resurgimiento a pesar de su respuesta relativamente exitosa a la epidemia inicial, dijo Choi Jae-wook, miembro de alto rango de la Asociación Médica Coreana.

"El gobierno parece haberse vuelto complaciente después de que la tasa diaria de infecciones cayera a los dos dígitos", dijo Choi, quien enseña medicina preventiva en la Universidad de Corea. "No tomaron las medidas adecuadas para abordar la escasez de camas incluso después de haber tenido problemas a principios de este año".

La crisis se está agudizando ya que más del 40% de las nuevas víctimas del coronavirus en el país tienen 60 años o más, frente al 20% de hace un mes, dijeron las autoridades de salud.

Una coalición de grupos de médicos y farmacéuticos de Corea del Sur advirtió que se necesitaban más camas de cuidados intensivos y enfermeras capacitadas en el área de Seúl.

"Ahora nuestras preocupaciones más profundas se están volviendo realidad", dijo la coalición en un comunicado la semana pasada.

Woo Seoc-kyun, quien dirige la coalición, dijo que el plan del gobierno de disponer más camas en hospitales públicos ayudaría a abordar las necesidades a largo plazo, pero no llegaría a frenar la propagación actual.

El gobierno logró hospitalizar a todos los casos nuevos después de que algunos institutos proporcionaron camas, mientras que algunos pacientes fueron trasladados a salas generales y otros murieron, dijo Lee Chang-joon, un funcionario del ministerio a cargo de la gestión de camas de hospital.

Los pacientes menos enfermos están siendo trasladados desde 13 “centros de tratamiento de vida” parecidos a dormitorios, que pueden acomodar a 3.200 personas. Se planean tres instalaciones más, agregando capacidad para 1,000 personas más.

Corea del Sur tiene una de las más camas de hospital por persona entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, mientras que está cerca del promedio de la OCDE para camas de cuidados intensivos.

El país se ha visto afectado en las últimas semanas por las huelgas en curso de miles de médicos y estudiantes de medicina por los planes de reforma de la salud del gobierno, aunque los funcionarios dijeron que esto ha tenido poco efecto en la escasez de camas de cuidados críticos porque había pocas camas y médicos militares inactivos y enfermeras voluntarias atendían las instalaciones.

Las infecciones reportadas diariamente en Corea del Sur cayeron por debajo de 200 por primera vez en más de dos semanas el jueves, incluso cuando los casos más graves continuaron aumentando. El país ha reportado un total de 20,644 casos con 329 muertes por COVID-19.

Comentarios