COVID-19 obliga a la población de Myanmar a comer ratas

Viernes, 23/10/2020
Reuters

Después de que la primera ola de coronavirus azotara Myanmar en marzo, Ma Suu, de 36 años, cerró su puesto de ensaladas y empeñó sus joyas y oro para comprar comida para comer.

Durante la segunda ola, cuando el gobierno emitió una orden de quedarse en casa en septiembre para Yangon, Ma Suu volvió a cerrar su puesto y vendió su ropa, platos y ollas.

Sin nada que vender, su esposo, un obrero de la construcción desempleado, ha recurrido a la búsqueda de comida en los desagües abiertos junto al barrio pobre donde viven en las afueras de la ciudad más grande de Myanmar.

"La gente está comiendo ratas y serpientes", dijo Ma Suu entre lágrimas. "Sin ingresos, necesitan comer así para alimentar a sus hijos".

Viven en Hlaing Thar Yar, uno de los barrios más pobres de Yangon, donde los residentes encienden linternas en la maleza detrás de sus casas, en busca de alguna criatura nocturna para evitar el hambre.

Si bien las familias de las áreas rurales a menudo comen ratas, reptiles e insectos, las personas en algunas áreas urbanas ahora se ven reducidas a alimentarse como sea posible.

Con más de 40.000 casos y 1.000 muertes, Myanmar se enfrenta a uno de los peores brotes de coronavirus en el sudeste asiático, y el cierre en Yangon ha dejado a cientos de miles de personas, como Ma Suu, sin trabajo y con muy poco apoyo.

El administrador local Nay Min Tun dijo que en su parte de Hlaing Thar Yar el 40% de los hogares había recibido ayuda, pero muchos lugares de trabajo estaban cerrados y la gente se había vuelto más desesperada.

Myat Min Thu, el legislador del partido gobernante para el área, dijo que se estaban distribuyendo ayudas gubernamentales y donaciones privadas, pero reconoció que no todo el mundo podría estar cubierto.

La crisis ha ensombrecido las elecciones generales previstas para el 8 de noviembre, aunque todavía se espera que la premio Nobel Aung San Suu Kyi gane por un cómodo margen.

NADA MÁS QUE EL MERCADO

Incluso antes de la pandemia, un tercio de los 53 millones de habitantes de Myanmar se consideraba "muy vulnerable" a caer en la pobreza, a pesar de los avances recientes tras el surgimiento del país de décadas de aislamiento ruinoso bajo la junta militar.

La restricción financiera ahora amenaza con hundir a muchos en la pobreza o reducir sus posibilidades de salir.

La pobreza en la región en desarrollo de Asia Oriental y el Pacífico aumentará por primera vez en 20 años debido al COVID-19, dijo el Banco Mundial en septiembre, y se espera que alrededor de 38 millones permanezcan o vuelvan a caer en la pobreza.

El gobierno de Myanmar ha ofrecido a los hogares pobres un paquete de alimentos único y tres subvenciones en efectivo de US$ 15 cada una, como parte de su plan de ayuda, pero las familias dicen que se queda corto.

Una encuesta realizada por ONow Myanmar a más de 2.000 personas en todo el país en abril encontró que el 70% había dejado de trabajar y una cuarta parte había obtenido préstamos para alimentos, medicinas y otros artículos esenciales.

Los sectores que impulsan la industrialización en Myanmar, incluidos el trabajo en la confección y el turismo, se han detenido mientras las remesas se han agotado, dijo Gerard Mccarthy, becario postdoctoral en el Instituto de Investigación de Asia en Singapur.

“Los hogares que ya están endeudados por el pago del tratamiento médico, la educación, el mantenimiento de los ancianos y la supervivencia diaria ... muchos deberán pagar estos préstamos antes de poder comenzar a gastar en algo discrecional”, dijo.

Thant Myint-U, un historiador de Myanmar, lamentó la ausencia de una red de seguridad social adecuada y el colapso de los sistemas tradicionales de bienestar de las aldeas.

“Para decenas de millones de pobres de Myanmar, no hay nada más que el mercado, que en los buenos tiempos brinda oportunidades para el trabajo informal en las ciudades o la migración al extranjero, pero durante una recesión deja a los más pobres con poco más que la camisa en la espalda", lamentó.

Comentarios