Países del Sudeste Asiático buscan medidas estrictas por COVID-19

Lunes, 23/03/2020
Reuters

Los países del sudeste asiático consideraron más poderes de emergencia el lunes para hacer frente a la amenaza del coronavirus, ya que el mayor salto diario en los casos en Malasia aumentó la cantidad de infecciones en la región por encima de 4.000.

El virus ha matado a casi 100 personas desde que el número de casos comenzó a dispararse a principios de este mes. Casi la mitad de las muertes en el sudeste asiático han sido en Indonesia, el cuarto país más poblado del mundo.

Filipinas ha confirmado 33 muertes entre 462 casos.

Pero los funcionarios de salud reconocen que las pruebas limitadas para el coronavirus significan que, al igual que Indonesia, su sistema de salud ya sobrecargado podría enfrentar muchas más infecciones de las que indican las cifras.

Los gobiernos están luchando para levantar sus defensas con cierres de fronteras, prohibiciones de entrada y bloqueos.

El Congreso filipino celebró una sesión especial para considerar la posibilidad de otorgar poderes especiales al gobierno del presidente Rodrigo Duterte sobre negocios como empresas de servicios públicos, empresas de transporte y hoteles que podrían poner en cuarentena a personas o trabajadores médicos.

"Es un paso que nos resistimos a dar, pero las circunstancias y la experiencia de las naciones de todo el mundo nos convencieron de que no tenemos otra opción", dijo el Secretario Ejecutivo de Duterte, Salvador Medialdea, en un Congreso casi vacío, con la mayoría de los legisladores transmitiendo la sesión en casa. .

Duterte tiene una supermayoría en ambas cámaras, por lo que se espera que se apruebe el proyecto de ley, aunque a la oposición le preocupa el alcance de los poderes y el potencial de abuso.

Filipinas fue el primer país del sudeste asiático en adoptar medidas de cierre, con fronteras cerradas para extranjeros y decenas de millones de personas en cuarentena domiciliaria.

Pero más siguen su ejemplo a medida que los casos se disparan, con Vietnam y Malasia desplegando soldados para ayudar con las cuarentenas o para imponer restricciones en los viajes y reuniones.

El primer ministro de Malasia, Muhyiddin Yassin, dijo que el gobierno podría considerar extender las restricciones de movimiento hasta por dos semanas y anunciaría más estímulos económicos para suavizar el golpe del coronavirus y los débiles precios del petróleo.

Malasia reportó 212 nuevos casos de coronavirus, con un total de 1,518, el más alto para cualquier país asiático después de China, Corea del Sur y Japón. El número total de infecciones en los 10 países de la región llegó a 4.030.

Alrededor de 970 de los casos totales de Malasia están vinculados a una reunión religiosa en una mezquita el mes pasado, dijo el ministerio de salud.

La capital de Indonesia, Yakarta, se ha unido a Tailandia y Camboya para cerrar bares, cines y lugares de entretenimiento.

Decenas de miles de trabajadores migrantes abandonaron Tailandia hacia los países vecinos después de que se anunciaron nuevas restricciones el fin de semana. Se estima que Tailandia tiene hasta cinco millones de trabajadores migrantes, principalmente de Laos, Myanmar y Camboya.

Laos y Myanmar aún no han reportado casos de coronavirus.

Las autoridades tailandesas han instado a los trabajadores a que no salgan de las ciudades en gran número y que se queden para frenar la propagación de la enfermedad.

"El viaje masivo aumentará la propagación del virus", dijo Tawee Chotpitayasunondh, asesor principal del Ministerio de Salud de Tailandia.

El centro mundial de viajes Singapur, el país más rico de la región, anunció el domingo la prohibición de visitas a corto plazo e incluso paradas de tránsito, luego de un aumento de casos en el extranjero.

La magnitud de la interrupción se dio a conocer cuando Singapore Airlines dijo que estaba reduciendo la capacidad en un 96% y poniendo a tierra a casi toda su flota.

Comentarios