FedEx, Huawei y el nuevo episodio de la guerra comercial

Miércoles, 26/06/2019
Xinhua y agencias

La compañía estadounidense de envíos de mensajería FedEx Corp. demandó el lunes al Departamento de Comercio de EE.UU. debido a una solicitud recibida en la que se pide al gigante de paquetería que imponga restricciones al proveedor chino de equipos de telecomunicaciones Huawei.

En la demanda presentada ante el Tribunal de Distrito de EE.UU. en el Distrito de Columbia (la capital estadounidense), FedEx afirmó que las medidas más recientes del departamento para restringir las actividades comerciales de las empresas estadounidenses con Huawei "imponen una carga irrazonable para que FedEx vigile los millones de envíos que transitan por nuestra red todos los días".

"FedEx es una compañía de transportes, no una agencia de aplicación de la ley", dijo FedEx en un comunicado.

En mayo, el departamento agregó a Huawei y sus afiliados a una "lista de entidades", en una medida que, según el Reglamento de Administración de Exportaciones (EAR, siglas en inglés), prohíbe a las empresas estadounidenses suministrar a la empresa china piezas como chips electrónicos o proporcionar otras tecnologías sin la aprobación del Gobierno de EEUU.

La acción llegó después de una declaración de emergencia nacional emitida por la Administración Trump por lo que denominó amenazas a las tecnologías estadounidenses.

FedEx dijo que las prohibiciones contenidas en el EAR violan los derechos constitucionales de la compañía y son prácticamente imposibles de implementar.

"FedEx cree que la EAR viola los derechos de las empresas de transporte a las garantías procesales en virtud de la Quinta Enmienda de la Constitución de EEUU, ya que exageran la responsabilidad de las empresas de transporte sobre los envíos que puedan violar el EAR sin requerir pruebas de que los transportistas tenían conocimiento de cualquier violación", dijo la compañía.

"Supone una carga imposible para una empresa de transporte, como FedEx, conocer el origen y la composición tecnológica de los contenidos de todos los envíos que maneja y si cumplen o no con la EAR", agregó.

Las autoridades chinas iniciaron en mayo una investigación sobre el desvío de paquetes de Huawei por parte de FedEx, dos de los cuales deberían haber sido enviados desde Japón a China, pero que terminaron siendo redirigidos al centro global de FedEx en Memphis, Tennessee.

FedEx en una declaración del 28 de mayo se disculpó por el fallo en la entrega. "Confirmamos que ninguna parte externa requirió que FedEx realizara estos envíos", dijo.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, dijo en una conferencia de prensa el lunes que el Gobierno de Estados Unidos ha estado inventando cargos y abusando de la excusa de la seguridad nacional para usar el poder del Estado para reprimir a una empresa china. Como causa principal del caos, sus prácticas de acoso no solo perjudican a las empresas chinas, sino también a las estadounidenses.

"Urgimos a que se detenga y se corrija esta práctica errónea y se creen condiciones propicias para el intercambio y la cooperación normales entre empresas", dijo Geng.

La respuesta China. Lejos de encontrar un aliado tras esta decisión, las cosas entre FedEx y China tampoco van bien.

Según reportó este miércoles la agencia Bloomberg, el gobierno chino estaría estudiando incluir a la firma de envíos estadounidense a una lista negra de entidades no confiables, debido a que FedEx habría mandado a Estados Unidos documentos que Huawei quería enviar a Japón, obviamente sin su consentimiento.

Esto va en línea con el anuncio del Ministerio de Comercio chino, a fines de mayo, respecto de la creación de esta lista, que incluirá a las entidades que, según el gobierno, dañen los intereses de las empresas nacionales.

La respuesta de la firma de encomiendas fue rápida y humilde. “Esperamos haberlos convencido de que no fue una actividad nefasta de nuestra parte”, declaró el máximo ejecutivo de FedEx, Fred Smith, en la cadena televisiva Fox News. “Fue un trabajador de FedEx bien intencionado el que cometió un error. Tendremos que esperar y ver”.

Comentarios