Singapur multa a Uber y Grab por fusión

Miércoles, 26/09/2018
Reuters con información de CNA

La entidad reguladora de la libre competencia de Singapur multó esta semana a las firmas de transporte Grab y Uber con un total de US$8 millones por su fusión, diciendo que el acuerdo ha llevado a una erosión sustancial de la competencia en el mercado de la denominada "movilidad compartida".

Uber fue multado con US$4.094.000, mientras que Grab fue multado con US$3.995.420.

El denominado "perro guardián", es decir, la Comisión de Competencia y Consumo de Singapur (CCCS, por sus siglas en inglés) dijo que las sanciones se impusieron para "evitar fusiones completadas e irreversibles que dañan la competencia".

Al cobrar las multas, la CCCS dijo que consideraba las pérdidas de personal de las empresas, la naturaleza, la duración y la gravedad de la infracción, y los factores agravantes y atenuantes.

Uber, con sede en los Estados Unidos, vendió su negocio en el sudeste asiático al mayor rival regional, Grab, en marzo a cambio de una participación del 27,5% en la firma con sede en Singapur. Al día siguiente, la CCCS anunció que iniciaría una investigación sobre si la transacción infringía las leyes antimonopolio.

Como parte de los hallazgos de la investigación, el organismo de control destacó que Grab aumentó sus precios luego de la eliminación de su competidor más cercano, Uber.

Descubrió que las tarifas de viaje de Grab, una vez deducidas las promociones de los pasajeros, han aumentado entre un 10 y un 15%después del acuerdo de adquisición.

Además, CCCS dijo que recibió "numerosas quejas" tanto de pasajeros como de conductores sobre las tarifas y comisiones de Grab.

Destacó los cambios realizados en GrabRewards en su programa de lealtad, como la reducción de la cantidad de puntos ganados por jinetes por cada dólar gastado, así como una disminución en el número y la frecuencia de las promociones e incentivos de los conductores.

CCCS también descubrió que Grab posee actualmente alrededor del 80% de la cuota de mercado, y que el "fuerte efecto de red" dificulta a los competidores potenciales escalar y expandirse en el mercado, particularmente dado que Grab impuso obligaciones de exclusividad en compañías de taxis, automóviles, socios de alquiler, y algunos de sus conductores.

El organismo de control de la competencia también anunció el lunes medidas para disminuir el impacto del acuerdo sobre los conductores y pilotos y abrir el mercado para nuevos jugadores.

Ordenó a Grab que elimine los acuerdos de exclusividad con los conductores y las flotas de taxis, y que mantenga su algoritmo de fijación de precios previo a la fusión y las tasas de comisión de los conductores.

"Esto protege los intereses de los pasajeros contra los excesivos aumentos de precios y los intereses de los conductores contra los aumentos en las comisiones que pagan a Grab", dijo la CCCS.

También ordenó a Uber que venda autos en virtud de su negocio de arrendamiento de vehículos Lion City Rentals a cualquier competidor potencial que "haga una oferta razonable basada en el valor justo de mercado" y le prohibió a Uber vender esos vehículos a Grab sin la aprobación regulatoria.

"Las fusiones que disminuyen sustancialmente la competencia están prohibidas y CCCS ha tomado medidas contra la fusión de Grab-Uber porque eliminó al rival más cercano de Grab, en detrimento de los pilotos y pilotos de Singapur", dijo el presidente ejecutivo de CCCS, Toh Han Li.

"Las empresas pueden continuar innovando en este mercado a través de otros medios además de las fusiones anticompetitivas".

La Autoridad de Transporte Terrestre dijo en un comunicado que apoya la decisión del regulador de la competencia, que dijo que está en línea con una revisión en curso del marco regulatorio para el sector.

Uber dijo que creía que la decisión de la CCCS se basaba en una "definición inadecuadamente estrecha del mercado", y que incorrectamente describe la naturaleza dinámica de la industria, entre otras preocupaciones. 

Grab por su parte afirmó que había completado la transacción dentro de sus derechos legales, y sostuvo que no violó intencionalmente o por negligencia las leyes de (libre) competencia.

Agregó que no había aumentado las tarifas desde el acuerdo, y dijo que para que los conductores tengan la máxima opción, todos los transportistas, incluidos los taxistas, también deberían estar sujetos a condiciones de no exclusividad.

También dijo que acataría las disposiciones establecidas por la CCCS.

Comentarios