Corea del Sur busca combatir decisión de Japón sobre Fukushima en tribunal mundial

Jueves, 15/04/2021
Reuters

El presidente de Corea del Sur ordenó el miércoles a los funcionarios que exploren la posibilidad de presentar una petición ante un tribunal internacional sobre la decisión de Japón de liberar al mar agua contaminada de su destruida planta nuclear de Fukushima, en medio de protestas de grupos pesqueros y ambientalistas.

Según los planes dados a conocer por Japón el martes, la liberación de más de 1 millón de toneladas de agua contaminada al mar desde la planta paralizada por un terremoto y tsunami en 2011 comenzará en unos dos años después de filtrarla para eliminar isótopos dañinos.

El plan provocó la oposición inmediata de sus vecinos Corea del Sur, China y Taiwán.

Corea del Sur protestó enérgicamente contra la decisión, convocando a Koichi Aiboshi, embajador de Tokio en Seúl, y convocando una reunión de emergencia dentro de la agencia para elaborar su respuesta.

El presidente Moon Jae-in dijo que los funcionarios deberían buscar formas de remitir la decisión de Japón al Tribunal Internacional del Derecho del Mar, incluida la presentación de una orden judicial, dijo su portavoz Kang Min-seok en una sesión informativa.

Moon también expresó su preocupación por los planes de Japón cuando Aiboshi presentó sus credenciales. El embajador de Japón llegó a Corea del Sur en febrero para asumir su cargo.

"No puedo dejar de decir que hay muchas preocupaciones aquí sobre la decisión como un país que está geológicamente más cerca y comparte el mar con Japón", dijo Moon, pidiéndole a Aiboshi que transmita esas preocupaciones a Tokio, según Kang.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur emitió un comunicado diciendo que había planteado preocupaciones similares a Washington, después de que el Departamento de Estado dijera que la decisión de Japón era "transparente" y estaba en línea con los estándares de seguridad globales.

El ministerio también dijo que compartió "un fuerte pesar y serias preocupaciones" sobre la liberación prevista del agua en una videoconferencia el miércoles con funcionarios chinos sobre cuestiones marítimas.

Una serie de protestas contra la medida de políticos, funcionarios locales, pescadores y activistas ambientales tuvo lugar en Corea del Sur el miércoles, incluso frente a la embajada de Japón en Seúl y los consulados en la ciudad portuaria de Busan y en la isla de Jeju.

Una coalición de 25 organizaciones pesqueras organizó una manifestación y presentó una protesta por escrito a la embajada, instando a Tokio a revocar la decisión ya Seúl a prohibir las importaciones de productos del mar japoneses.

"Nuestra industria está en camino de sufrir daños aniquiladores, solo con las preocupaciones de la gente sobre una posible contaminación radiactiva de los productos marinos", dijo en un comunicado.

El progresista Partido de la Justicia de oposición minoritaria y unos 30 grupos antinucleares y ambientalistas llamaron a la medida de Japón "terrorismo nuclear" y dijeron que enviaron a la embajada japonesa una lista de firmas de más de 64.000 personas que se oponen a la medida recogida en 86 países desde febrero.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China advirtió el miércoles que la decisión de Japón sentará un precedente para la eliminación de aguas residuales.

"El océano no es el cubo de basura de Japón, el océano Pacífico no son las alcantarillas de Japón", dijo Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, en una conferencia de prensa periódica en Beijing.

"Japón no debería permitir que todo el mundo pague por la forma en que gestiona sus aguas residuales nucleares".

Comentarios