Pekín, testigo privilegiado de espectacular eclipse lunar

Miércoles, 31/01/2018
Reuters

Pekín. Millones de personas en la capital china eran testigos privilegiados del eclipse de “superluna azul de sangre” el miércoles, en una noche fría pero despejada que permitía disfrutar a pleno un fenómeno que no se veía desde hace más de 150 años.

El eclipse coincidió con lo que se conoce como luna azul -o la segunda luna llena en un mes calendario- y una superluna, que es cuando el satélite natural está en o cerca de su mayor cercanía con la Tierra.

El paso completo tenía una duración prevista de más tres horas, durante las cuales la luna se podía ver teñida de rojo mientras la luz del sol que atravesaba la atmósfera rebotaba en su superficie.

Pekín era una de las locaciones del país asiático y del Pacífico desde las que se podía observar este particular eclipse lunar total.

Unos 400 entusiastas espectadores vestidos con gruesos abrigos hacían pacientemente la fila fuera del Planetario de Pekín para poder admirar el show que ofrecía el cielo desde alguno de los ocho telescopios montados sobre trípodes.

Mientras tanto, deseosos observadores en el oeste de Norteamérica pusieron sus alarmas para despertarse antes del alba el miércoles. Cientos de ellos esperaban ver el fenómeno desde la cima de una montaña en Los Ángeles. El eclipse también podía verse en Australia, Japón y el sudeste de Asia.

Este “triplete lunar”, como lo describió la NASA, había sido visto por última vez en el hemisferio occidental el 31 de marzo de 1866, cuando recién se había completado la construcción de la cúpula del Capitolio estadounidense y nacía el escritor británico H.G. Wells, autor de “La máquina del tiempo”.

Comentarios