Taiwán también trabaja en una vacuna contra el coronavirus

Viernes, 08/05/2020
noticias de taiwan

La corporación Adimmune de Taiwan anunció esta semana que ha desarrollado una vacuna candidata para el COVID-19 y que esta ha mostrado resultados prometedores en pruebas con roedores de laboratorio.

Además, Adimmune indicó que planea comenzar ensayos en humanos durante la segunda mitad de este año.

En una conferencia de prensa, la compañía, parcialmente financiada por el Estado, señaló que durante un período de tres meses sus investigadores han desarrollado la vacuna candidata y comenzado las pruebas en animales.

La investigación que ha dado lugar a la vacuna candidata está dirigida por Chang Sui-yuan, profesora del Departamento de Ciencias de Laboratorio Clínico y Biotecnología Médica de la Universidad Nacional de Taiwán.

Las pruebas, que implican inyectar la vacuna candidata en suero sanguíneo de ratón, han inducido fuertes respuestas de anticuerpos, apuntó la compañía.

Al anunciar la noticia, el presidente de Adimmune, Chan Chi-hsien, remarcó que el proceso ha sido "como correr una maratón a través de una carrera de obstáculos".

Si se puede demostrar que es segura y efectiva, la producción en masa de la vacuna candidata podría tener lugar, remarcó Chan.

En las próximas semanas, la compañía comenzará a trabajar en la preparación de buenas prácticas de fabricación, al tiempo que completa ensayos de vacunación y pruebas de toxicidad, apuntó Chan.

Tras esto, la compañía espera recibir la aprobación para comenzar un ensayo clínico de fase 1 en el tercer trimestre de este año, añadiendo que en un escenario altamente optimista, la vacuna estaría disponible en Taiwán a finales de invierno.

La compañía hizo hincapié en que conservará todos los derechos de propiedad intelectual sobre la vacuna candidata y que no responderá a ninguna forma de presión o interferencia del exterior.

Si el esfuerzo resulta exitoso, la compañía se centraría primero en satisfacer la demanda interna de la vacuna, mientras que cualquier exceso de producción probablemente iría a otros países que luchan contra el virus, apuntó Chan.

Comentarios