Sobreviviente de Nagasaki lucha por el desarme nuclear en Japón

Lunes, 03/08/2020
Reuters

Terumi Tanaka tenía 13 años cuando un avión de combate estadounidense lanzó una bomba de plutonio en la ciudad de Nagasaki, en el sur de Japón, el 9 de agosto de 1945.

Sentada en su casa con un libro esa mañana, Tanaka supo al instante cuando su entorno se tornó de un blanco brillante y cegador, que la explosión masiva no era uno de los ataques aéreos a los que se había acostumbrado en los últimos días de la Segunda Guerra Mundial.

"Sentí que esto era algo terrible, así que corrí escaleras abajo y me agaché, me tapé los oídos y cerré los ojos", dijo Tanaka, que ahora tiene 88 años. "Y en ese momento, perdí el conocimiento".

A solo 3,2 km del epicentro, Tanaka resultó milagrosamente ileso, al igual que su madre y sus dos hermanas. El padre de Tanaka había muerto de una enfermedad anteriormente. El abuelo, tía y tío de Tanaka no tuvieron tanta suerte.

Tres días después de que la bomba de 4.536 kg, apodada "Fat Man", explotara sobre la ciudad, Tanaka se aventuró hacia el epicentro para ver a sus familiares.

Fue solo entonces que entendió la escala de la calamidad.

Los edificios de la ciudad se habían reducido a montones carbonizados de escombros y metal retorcido, una vasta extensión de tierra fue arrasada, y los cadáveres y las víctimas de quemaduras con carne que se desprendía de sus huesos cubrían el suelo. Su abuelo era uno de ellos: Tanaka se llevó un pañuelo mojado a la boca, que parecía llorar silenciosamente por agua. Ese fue su último encuentro.

Tres días después del ataque con bomba de hidrógeno en Hiroshima, la explosión de Nagasaki mató a unos 27.000 instantáneamente y más de 70.000 a fines de año. Japón se rindió seis días después.

Durante casi 50 años, Tanaka se ha pronunciado a favor del desarme nuclear con la esperanza de que sus experiencias como testigo de una de las dos únicas bombas nucleares que se utilizarán en un conflicto sirvan para poner fin a su uso potencial.

En este año, el aniversario 75 desde que terminó la guerra, la pandemia de coronavirus ha interrumpido algunos eventos clave, como una exposición en Nueva York que Tanaka ayudó a organizar.

En cambio, Tanaka, quien se desempeñó como jefe del grupo de víctimas "Hidankyo" durante más de 20 años, se ha conectado para difundir su mensaje, con el beneficio inesperado de llegar a un público más amplio.

Pero le preocupa que el tiempo se agote.

"Después de que todos los sobrevivientes de la bomba atómica se hayan ido, me preocupa si las personas podrán comprender realmente lo que hemos experimentado", dijo.

Comentarios