Indonesia revivirá la comisión de 'verdad y reconciliación'

Lunes, 30/12/2019
Reuters

Indonesia planea revivir una comisión de "verdad y reconciliación" para dar un cierre a las violaciones de derechos humanos cometidas en el pasado, incluido el asesinato de cientos de miles de personas en 1965.

Una comisión similar comenzó a trabajar en 2004 para investigar abusos como los ocurridos durante el gobierno de tres décadas del gobernante autoritario Suharto, cuya caída en 1998 comenzó una transición a la democracia en el cuarto país más poblado del mundo.

Pero esa comisión fue eliminada después de un fallo del Tribunal Constitucional contra su disposición de que no todos los casos tendrían que ser juzgados en un tribunal.

El nuevo primer ministro de seguridad, Mahfud MD, dijo el jueves pasado que se estaba redactando una ley para revivir a la comisión con una disposición de que el parlamento decidiría si algún caso debería ir a juicio.

"El principio sigue siendo que los abusos contra los derechos humanos deben ser juzgados en los tribunales", dijo.

Donde no había pruebas suficientes, todavía podría haber reconciliación, dijo.

Entre los 12 casos que serían revisados ​​estaría el denominado "Pogromo" anticomunista de 1965, dijo.

Los historiadores y activistas dicen que al menos 500.000 personas fueron asesinadas desde fines de 1965 después de que el general Suharto asumió el poder luego de un abortado golpe de estado comunista. El resultado fue un millón, o más, de personas que fueron encarceladas, sospechosas de ser comunistas.

Este hecho quedó plasmado en la película de 1982 El Año en que Vivimos Peligrosamente, a partir de un libro de Cristohper Koch y, más recientemente, del documental The Act of Killing (2012); al evento también se le conoció coloquialmente por años como el Yakartazo. 

Otros casos a investigar incluyen el conflicto en Papúa Occidental en 2001 que dejó cuatro muertos y cinco desaparecidos, y el tiroteo de estudiantes en 1998 en medio de disturbios que provocaron la caída de Suharto.

"Lo más importante es que la ley necesita un cierre. No dejes que esto se arrastre ", dijo Mahfud, un ex juez superior que se unió al gabinete del presidente Joko Widodo en octubre.

Hadi Sutjipto, coordinador de un grupo de víctimas del pogromo de 1965 y sus familias, acogió con beneplácito la medida como un paso hacia la reconciliación.

“Muchas de las víctimas mayores han muerto o están comenzando a morir. No tienen ánimo de venganza, solo quieren que se restauren sus nombres ", dijo.

Pero la funcionaria jubilada Maria Catarina Sumarsih, cuyo hijo Wawan fue asesinado a tiros a fines de 1998 mientras ayudaba a un estudiante herido, dijo que la justicia importaba más que la reconciliación.

"No creo que los perpetradores quieran presentarse ante la comisión de la verdad y la reconciliación para decir que cometieron violaciones, que dispararon a Wawan, por ejemplo", dijo Sumarsih. "No confío en el gobierno, me han mentido durante 21 años".

Comentarios