Tras 75 años, Hiroshima y Nagasaki aún marcan a Japón

Jueves, 06/08/2020
AsiaLink

Las campanas tocaron en Hiroshima este jueves para conmemorar el 75 aniversario del primer bombardeo atómico del mundo. Fue una ceremonia reducida, debido al coronavirus, con el alcalde de la ciudad Kazumi Matsui instando a las naciones a rechazar el nacionalismo egoísta y unirse para luchar contra todas las amenazas (bélicas).

Aunque cada año miles de personas suelen llenar el Parque de la Paz, en el centro de la ciudad japonesa, para rezar, cantar y ofrecer grullas de papel como símbolo de paz, la asistencia esta vez fue muy limitada y solo los sobrevivientes y sus familias pudieron asistir a la ceremonia conmemorativa.

El primer ministro Shinzo Abe asistió, como de costumbre. La asistencia general se redujo a menos de una décima parte de la cifra habitual, con sillas separadas y la mayoría de las personas con máscaras.

La máxima autoridad de la ciudad dijo que la importancia del aniversario del bombardeo que mató a 140.000 personas en 1945 había justificado su decisión de celebrar la ceremonia a pesar de la propagación del virus, pero tomando precauciones estrictas.

“El 6 de agosto de 1945, una sola bomba atómica destruyó nuestra ciudad. En ese momento se rumoreaba que "Nada crecerá aquí durante 75 años", dijo el alcalde Matsui.

"Y, sin embargo, Hiroshima se recuperó, convirtiéndose en un símbolo de paz".

BUSCANDO UN TRATADO

El jueves, cuando las cigarras chillaron en el fuerte calor del verano y sonó la Campana de la Paz, la multitud se levantó para guardar un momento de silencio a la hora exacta en que explotó la bomba.

"Cuando la pandemia de gripe de 1918 atacó hace un siglo, cobró decenas de millones de vidas y aterrorizó al mundo, porque las naciones que lucharon en la Primera Guerra Mundial no pudieron enfrentar la amenaza juntos", agregó Matsui. “Un posterior aumento del nacionalismo condujo a la Segunda Guerra Mundial y a los bombardeos atómicos. Nunca debemos permitir que este pasado doloroso se repita. La sociedad civil debe rechazar el nacionalismo egocéntrico y unirse contra todas las amenazas”.

El alcalde de Hiroshima instó a Japón a ratificar un pacto de las Naciones Unidas de 2017 que prohíba las armas nucleares, pero Abe evitó cualquier referencia directa y dijo que Japón "trabajaría como un puente entre las naciones" para abolir las armas nucleares.

Keiko Ogura, que tenía ocho años cuando la explosión de la bomba la dejó en paz, ha dedicado su vida a trabajar por la paz.

"El peligro nuclear se está extendiendo por todo el mundo, y bajo esa nube de hongo, nadie puede escapar", dijo en una conferencia de prensa reciente.

El aniversario fue uno de los temas de mayor tendencia en el Twitter japonés, ya que la mayoría de los usuarios ofrecieron oraciones por la paz mundial, aunque uno trazó un paralelo con la gran explosión de esta semana que mató al menos a 135 en Beirut, la capital libanesa.

El bombardeo de Hiroshima fue seguido por el bombardeo de Nagasaki el 9 de agosto, matando instantáneamente a más de 75.000 personas. Japón se rindió seis días después, terminando así con la Segunda Guerra Mundial.

PELIGROSA PROLIFERACION

La conmemoración japonesa no fue la única. Esta semana la Cruz Roja Internacional emitió un comunicado, alertando sobre la proliferación de estas armas, como si el horror de hace 75 años no fuera suficiente.

"El horror de una detonación nuclear puede verse como algo lejano. Pero, hoy en día, el riesgo de que vuelvan a usarse armas nucleares es alto. Los tratados para reducir los arsenales nucleares y los riesgos de su proliferación se están abandonando, al tiempo que se producen nuevos tipos de armas nucleares y se formulan graves amenazas. Es una carrera armamentística, y es aterradora. Debemos instar a todos los Estados a prohibir las armas nucleares e impulsar a los Estados con arsenales nucleares a que negocien, de buena fe, una serie de medidas para su eliminación", dijo Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

"La comunidad internacional no tiene capacidad de ayudar a todos los que necesitarían asistencia después de un estallido nuclear. Las enfermedades causadas por la radiación, la disminución de la producción de alimentos y la enorme magnitud de la destrucción y la contaminación volverían insuficiente cualquier respuesta humanitaria significativa", aseveró Francesco Rocca, presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

En un gesto de amplio apoyo a un mundo libre de armas nucleares, 122 Estados adoptaron, en julio de 2017, el Tratado sobre la prohibición de las armas nucleares. Este instrumento será jurídicamente vinculante para los Estados que lo ratifiquen luego de alcanzar las 50 ratificaciones.

Hasta la fecha, 40 Estados lo han ratificado. 

Para ambos presidentes, es crucial que el tratado se convierta en una nueva norma del derecho internacional humanitario.

"Desde el término de la Guerra Fría, nunca ha sido tan urgente enfatizar las consecuencias catastróficas y la profunda inhumanidad de las armas nucleares. Debemos señalar, con toda claridad y sin ambigüedades, que su uso, en cualquier circunstancia, sería inaceptable en los planos humanitario, moral y jurídico", dijo Rocca.

En el mundo hay más de 14.000 bombas nucleares, miles de las cuales están listas para ser lanzadas en un instante. El poder de muchas de esas ojivas nucleares es decenas de veces más grande que el de las armas lanzadas sobre Nagasaki e Hiroshima.

LITTLE BOY

A las 8:15 a.m. del 6 de agosto de 1945, el avión de combate estadounidense B-29 Enola Gay arrojó una bomba apodada "Little Boy" y destruyó la ciudad con una población estimada de 350.000 personas. Miles más murieron en las semanas que vinieron, debido a lesiones y enfermedades relacionadas con la radiación.

"Little Boy" fue el punto final de años de investigación, discutiendo una teoría de la física en un mecanismo que liberaría la energía que une los átomos.

El concepto era simple: conducir suficiente uranio o plutonio a velocidades suficientemente altas crearía una "masa crítica" tan rápidamente que comenzaría una reacción en cadena casi instantánea y no controlada de neutrones que destruyen núcleos atómicos.

La masa perdida de cada átomo se convierte en energía a un tipo de cambio asombroso. Solo 1.09 kg de los 64 kg de uranio en Little Boy se convirtieron en energía, pero fue el equivalente de detonar 15.000 toneladas (13.6 millones de kg) de TNT, según los cálculos del Laboratorio Nacional de Los Álamos.

Aproximadamente una milla cuadrada de Hiroshima fue aplastada, aplastada por el golpe de martillo de Little Boy que detonó a unos 580 metros de altura. Casi todos en esa área murieron instantáneamente. Más lejos, el calor de la bomba encendió edificios y personas.

Desde la Segunda Guerra Mundial, ningún país ha atacado a otro con un arma nuclear. Pero al menos ocho los han desarrollado. Más de 2.000 armas nucleares han sido detonadas en experimentos desde 1945.

Miles de armas nucleares ahora se encuentran en arsenales de todo el mundo, listas para desplegarse en aviones o misiles. La Asociación de Control de Armas estima que hay cerca de 14,000 de esas armas, aunque de estas solo un tercio más o menos podrían usarse inmediatamente en una guerra.

Aun así, han pasado 75 años sin un ataque nuclear.

"Tengo la esperanza de que podamos extender la racha durante décadas más, pero la verdadera pregunta es si la disuasión nuclear funcionará para siempre", dijo Jeffrey Lewis, jefe del Proyecto de No Proliferación de Asia Oriental en el Instituto de Estudios Internacionales Middlebury.

EL DESTINO DE LOS HIBAKUSHA

La tragedia de las muertes no es la única carga que ha llevado la sociedad japonesa todos estos años.

La renuencia de los sobrevivientes a discutir sus experiencias proviene en gran parte del estigma que rodea a la comunidad hibakusha de Japón. Debido a una comprensión limitada de los efectos a largo plazo del envenenamiento por radiación, muchos japoneses evitaron (o abusaron por completo) de los afectados por temor a que sus dolencias fueran contagiosas.

En un reportaje realizado por la Institución Smithsoniana, se explica que este concepto erróneo, junto con una falta de voluntad generalizada para volver a visitar los bombardeos y la posterior rendición de Japón, llevó a la mayoría de los hibakusha a mantener el trauma en secreto.

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, el código japonés de bushido, o "camino del guerrero", guió gran parte de la estrategia del emperador Hirohito. Con sus acciones en China, Filipinas, el ataque sorpresa en Pearl Harbor y en otras partes de Asia, el ejército imperial japonés libró una campaña brutal e indiscriminada contra combatientes enemigos, civiles y prisioneros de guerra.

Al valorar el sacrificio, el patriotismo y la lealtad por encima de todo, la mentalidad bushido llevó a los soldados japoneses a ver sus vidas como prescindibles al servicio del emperador y considerar el suicidio más honorable que ceder al enemigo.

Más adelante en la guerra, a medida que las tropas estadounidenses avanzaban en el continente japonés, los civiles adoctrinados para creer que los soldados estadounidenses torturarían y matarían a los que se rindieron también comenzaron a cometer suicidios en masa. La Batalla de Okinawa fue un ejemplo particularmente sangriento de esta práctica, con soldados japoneses incluso distribuyendo granadas de mano a civiles atrapados en el fuego cruzado.

Es inútil preguntarse ahora si la guerra terminó debido a la detonacion de ambas bombas o no. Pero los hechos permanecen: cuando el bombardeo de Hiroshima no logró la rendición inmediata de Japón, Estados Unidos avanzó con planes para lanzar una segunda bomba atómica sobre Nagasaki. 

En total, los bombardeos del 6 y 9 de agosto de Hiroshima y Nagasaki, respectivamente, mataron a más de 200.000 personas. Seis días después del segundo ataque, el emperdor Hirohito anunció la rendición incondicional de Japón.

La ocupación estadounidense de Japón, que se propuso desmilitarizar el país y transformarlo en una democracia, comenzó poco después.

Se estima que 650.000 personas sobrevivieron a las explosiones atómicas, solo para descubrir que sus vidas de posguerra se vieron empañadas por problemas de salud y marginación.

Denominados Hibakusha, o personas-afectadas-por_bomba_atómica, los sobrevivientes recibieron poca ayuda oficial del gobierno de ocupación temporal, ya que la comprensión de los científicos estadounidenses de los efectos de la radiación fue solo "marginalmente mejor" que la de los japoneses, según la Fundación Atomic Heritage. 

Aún hoy, los sobrevivientes enfrentaron numerosas formas de discriminación. El sobreviviente Shosho Kawamoto, por ejemplo, le propuso matrimonio a su novia más de una década después del atentado, pero su padre prohibió el matrimonio por temor a que sus hijos sufrieran la peor parte de su exposición a la radiación. Con el corazón roto, Kawamoto prometió permanecer soltero por el resto de su vida.

El Smithsonian lo cuenta todo desde la perspectiva de una fotógrafa neoyorquina de ascendecia japonesa, llamada Haruka Sakaguchi que se ha dedicado a documentar las vidas de estos sobrevivientes.

"Los temores generalizados de que los hibakusha tienen impedimentos físicos o psicológicos y que sus hijos podrían heredar defectos genéticos estigmatizan a los hibakusha de primera y segunda generación hasta el día de hoy, especialmente las sobrevivientes", dice Sakaguchi. (Los científicos que monitorearon casi todos los embarazos en Hiroshima y Nagasaki entre 1948 y 1954 no encontraron un aumento "estadísticamente significativo" en los defectos congénitos).

Sakaguchi también cita relatos de discriminación en el lugar de trabajo: a las mujeres con cicatrices visibles se les dijo que se quedaran en casa y evitaran el "trabajo de frente", mientras que a las que emitieron folletos rosados ​​que las identificaban como hibakusha, e indicaban su elegibilidad para subsidios de atención médica, a menudo se les negó el trabajo debido a temores de futuras complicaciones de salud.

Muchos hibakusha entrevistados para el proyecto de 1945 evitaron obtener este papeleo hasta que sus hijos fueron "empleados y se casaron o se enfermaron" para proteger a sus seres queridos del ostracismo.

Quizás el aspecto más discordante de las experiencias de hibakusha fue la falta de reconocimiento otorgado a los sobrevivientes.

Como explica la historiadora británica Elizabeth Chappell en la nota del Smithsonian, lejos de revertir la política de censura estricta de décadas de duración del imperio, los funcionarios estadounidenses a cargo de la ocupación de la posguerra continuaron ejerciendo el control de la prensa, incluso limitando el uso de la palabra japonesa para bomba atómica: genbaku.

Después de que los estadounidenses se fueron en 1952, el gobierno de Japón descartó aún más la hibakusha, perpetuando lo que el historiador considera "amnesia colectiva global". Incluso la aprobación de la legislación de 1957 que proporciona beneficios para los hibakusha no logró generar una discusión significativa y una comprensión de la difícil situación de los sobrevivientes.

JAPON SE VA QUEDANDO SIN TESTIGOS

Este jueves el periódico japonés Nikkei destaca que cada ve quedan menos personas Vivas que puedan dar su testimonio de cómo fueron las detonaciones y el horror que sobrevino con ellas.

A pesar de los relatos de sobrevivientes, que solo en los útimos años han sido mas sinceros respecto de la discriminacion sufrida de parte de la propia sociedad nipona, de los esfuerzos gubernamentales y privados por la preservación de sitios de memoria, el periódico también destaca que el mundo ha expandido enormemente su capacidad nuclear desde 1945.

Si bien alguna vez en los 90 Eric Hobsbawm dijo en su historia del siglo XX que la única vez que el mundo realmente estuvo cerca de un enfrentamiento nuclear real fue entre 1947 y 1951 y que, desde entonces los países habían tomado conciencia del real peligro que esa vía significaba para la supervivencia en el planeta, lo cierto es que el concepto del Reloj del Apocalipsis ha estado presente en el imaginario colectivo desde los 60.

Todo aquel que haya visto la cinta de Kubrik, Dr. Strangelove, comprende que la carrera armamentista funcionaba durante la guerra fría más bien como un disuasor para el bloque enemigo que como una opción real. Sin embargo, con la polarización política global reciente, marcada además por la llegada del actual inquilino de la Casa Blanca en 2016, este reloj ha vuelto a marcar los minutos que nos separan de la Medianoche, es decir, del Día del Juicio Final (Doomsday), y se han acercado peligrosamente a las 12.

Noam Chomsky dijo en octubre de 2017 que "hace dos años -esto sería en 2015- (el reloj) se adelantó a tres minutos para la medianoche. Una semana después del mandato de Trump, (en diciembre de 2016) se movió a dos minutos y medio a la medianoche, eso es lo más cerca que ha estado desde 1953".

Pero ya en 2014 un preocupado John Oliver destacaba en su programa de CBS-HBO Last Week Tonight que la sombra de la proliferación no se había ido; el problema es que la gente parecía haber perdido el interés y la conciencia sobre el problema. 

En esta simbólica fecha, el periódico japonés rescata que el Centro de Investigación para la Abolición de Armas Nucleares en la Universidad de Nagasaki compila estimaciones anuales de armas nucleares en poder de cada país, en base a datos oficiales e investigaciones académicas. Según el recuento publicado en junio, hay alrededor de 13.410 ojivas nucleares en todo el mundo, de las cuales Rusia y los Estados Unidos juntos representan el 90%.

"Moscú posee la mayor parte con 6.370, incluidos 812 misiles balísticos intercontinentales y 560 misiles balísticos lanzados desde submarinos. Washington ocupa el segundo lugar con 5.800 cabezas nucleares, 400 ICBM y 900 SLBM. En tercer lugar estaba China, que aumentó el gasto en defensa 6.6% en 2020 respecto del año anterior a 1.26 billones de yuanes ($ 181 mil millones). Se cree que Corea del Norte tiene 35 ojivas nucleares, una cantidad que los expertos creen que sigue creciendo", destaca Nikkei.

El número de ojivas nucleares en todo el mundo ha caído alrededor del 20% desde 2013, cuando el centro comenzó la encuesta. Aún así, se dice que un solo ICBM de EE. UU. es más de 20 veces más poderoso que la bomba lanzada sobre Hiroshima, precisa la publicación.

También Nikkei se refirió a la situación de los siete mil hibakusha aún vivos, quienes presentan problemas para acceder a cobertura médica.

"Mientras tanto, los testigos de recuerdos de primera mano de personas que experimentaron los bombardeos, conocidos como shogensha, luchan por continuar debido a sus propias edades avanzadas. Esto ha dado lugar a una nueva generación de conservadores de memoria aún más jóvenes, o denshosha, que están tratando de mantener la continuidad", destacó la publicación este jueves. 

Hiroshima comenzó un programa en el año fiscal 2012 para garantizar que los pensamientos de los sobrevivientes permanezcan para las generaciones futuras. La ciudad ahora tiene 150 denshosha, mientras que Nagasaki, que lanzó un programa similar en 2014, tiene 37. Para convertirse en un guardián de la memoria en Hiroshima, una persona debe someterse a tres años de entrenamiento para adquirir habilidades de oratoria, así como un conocimiento detallado sobre qué hibakusha pasó por. Esta nueva generación de guardianes de la memoria relacionó los bombardeos atómicos con unos 16.000 estudiantes de primaria y secundaria en el año fiscal 2018.

Las edades de denshosha varían ampliamente, desde adolescentes hasta personas de 80 años. Pero las personas de 30 años o menos representan solo el 4% de los guardianes de la memoria en Hiroshima y el 32% en Nagasaki, lo que amplifica la necesidad de entrenar más, para que los bombardeos no se olviden.

Junto con subrayar la necesidad de recordar y preservar la memoria de los hechos viva, Nikkei destacó que, si bien el primer ministro Shinzo Abe, en su discurso en la ceremonia conmemorativa de la paz en Hiroshima el jueves, dijo: "prometo hacer todo lo posible para hacer realidad un mundo sin armas nucleares y una paz eterna", faltó una referencia (concreta) al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares.

 

(*) Con información de Reuters, Cruz Roja, Nikkei y la Institución Smithsoniana. Fotos REUTERS. 

Comentarios