Triste récord filipino: el peor lugar para pelear por el derecho a la tierra

Miércoles, 31/07/2019
thomson reuters foundation

Más de tres personas en Filipinas fueron asesinadas cada semana el año pasado, mientras protegían sus tierras de las industrias invasoras, dijo un grupo de derechos humanos el martes, con un aumento de cuatro veces en asesinatos relacionados con conflictos por el agua.

Al menos 164 agricultores y activistas por los derechos a la tierra fueron asesinados en todo el mundo el año pasado, y Filipinas fue el país que más víctimas causó por primera vez desde que Global Witness, con sede en Gran Bretaña, comenzó a informar sobre esas muertes en 2012.

En 19 países encuestados, la minería se relacionó con 43 muertes, y también se registraron ataques fatales en proyectos hidroeléctricos y en disputas relacionadas con empresas agroindustriales y madereras.

"Gran parte de la persecución a los defensores de la tierra está siendo impulsada por la demanda de la tierra y las materias primas necesarias para los productos que consumimos todos los días, desde alimentos hasta teléfonos móviles y joyas", dijo Alice Harrison, activista de Global Witness.

"Esta tendencia solo parece empeorar a medida que los políticos fuertes de todo el mundo están eliminando las protecciones ambientales y de derechos humanos para promover los negocios a cualquier costo", dijo en un comunicado.

Después de Filipinas con 30 víctimas, Colombia tuvo 24, seguido de 23 en India y 20 en Brasil. Guatemala tuvo 16, un aumento de cinco veces respecto al año anterior, según el informe.

Un portavoz del presidente filipino Rodrigo Duterte no respondió a un correo electrónico y llamadas telefónicas en busca de comentarios.

Según los grupos filipinos de derechos humanos, casi 300 agricultores, pueblos indígenas y activistas por los derechos a la tierra han sido asesinados desde que Duterte asumió el cargo en 2016.

"La militarización intensificada de las comunidades por parte del régimen de Duterte ha tenido efectos catastróficos", dijo Cristina Palabay, secretaria general del grupo de derechos a la tierra Karapatan.

"El mayor poder otorgado a la policía y los militares ha suprimido la disidencia y promovido las amenazas, el acoso y los ataques contra activistas y defensores de los derechos humanos", dijo.

A principios de este mes, la agencia de derechos humanos de las Naciones Unidas aprobó una resolución para investigar los asesinatos en masa durante la guerra contra las drogas de Duterte, que grupos de derechos humanos dicen que también se ha utilizado contra agricultores y activistas.

El portavoz presidencial Salvador Panelo calificó la resolución de la ONU como "grotescamente unilateral, escandalosamente estrecha y maliciosamente partidista".

Si bien Global Witness registró menos asesinatos en todo el mundo el año pasado en comparación con 207 en el año anterior, señaló el uso creciente de demandas, arrestos y amenazas de muerte para intimidar a los activistas y sofocar el activismo, incluso en los países desarrollados.

Los asesinatos relacionados con conflictos por el agua aumentaron a 17 de los cuatro del año anterior, lo que subraya las consecuencias mortales de las temperaturas más cálidas, las lluvias irregulares y la disminución de las aguas subterráneas, particularmente en América Latina, África y el sur de Asia, dijo.

Los ataques estaban en gran medida relacionados con la oposición a la proliferación de proyectos hidroeléctricos, así como a la corrupción en la gestión de las fuentes locales de agua, dijo Harrison.

"Con el colapso climático y el aumento de la sequía, es muy probable que comencemos a ver un aumento en los conflictos por las fuentes de agua que involucren a quien los controle", dijo a la Fundación Thomson Reuters.

Comentarios