Reinauguran imprenta para publicaciones de la comunidad china en Cuba

Viernes, 02/06/2017
Agencia Xinhua

Redactar, editar e imprimir publicaciones con sello propio, es el sueño de los chinos naturales y sus descendientes en Cuba que esta semana celebraron la reinauguración de la imprenta de la comunidad.

Evento forma parte de las actividades que se desarrollan para conmemorar el 170 aniversario de la llegada de los primeros emigrantes asiáticos a la isla.

Longevas maquinarias del siglo XIX como la vetusta Dúplex norteamericana de 1848, una de las más antiguas en uso del mundo, y otras como las Graffo Press y las Chandler, no sólo decoran el lugar recién remozado sino que enorgullecen a los miembros del Barrio Chino de La Habana.

"Fue muy emocionante, llevamos tres meses trabajando en la reapertura de la imprenta y este es el regalo que hacemos la nueva generación de descendientes de chinos a nuestra comunidad", indicó a Xinhua, Teresa Li, directora de la Casa de Artes y Tradiciones Chinas de Cuba.

Por su parte, Pedro Creach, promotor del proyecto la Gráfica en la comunidad y encargado de la rehabilitación de las máquinas, confesó que el trabajo ha sido todo un reto para los especialistas, pues aparejado al proceso de recuperación de los añejos aparatos se ha emprendido también la actualización de las técnicas de impresión.

"Ya no usamos la tipografía tradicional sobre base de plomo porque está prohibido y es totalmente obsoleto. Ahora trabajamos con una técnica de polímeros que es la que nos permite hacer los nuevos impresos. Estamos muy optimistas porque sabemos que dentro de poco se podrán acometer un grupo importante de publicaciones", adelantó Creach.

Dentro de ellas, destacó Li, está la impresión del diario Kwong Wah Po, único de su tipo en la isla, que desde hace más de 5 años no circula y durante décadas ha sido el soporte para divulgar la vida cotidiana y el quehacer de los chinos en Cuba.

"El periódico será mensual y lo haremos llegar a todas las provincias del país donde hay chinos naturales y sus descendientes. Además queremos hacer otras publicaciones que reflejen la presencia de los chinos en Cuba, pensamos en la revista Fraternidad, en folletos, libros y tenemos el sueño de crear un sello editorial", reveló la directiva.

El Kwong Wah Po fue fundado en 1944 con el propósito de levantar una voz para criticar al régimen reaccionario de Chiang Kai-shek en China y los males sociales que padecía la isla debido a los gobiernos de turno, razón por la cual comienza la persecución y posterior cierre del entonces semanario.

En 1959 con el triunfo de la Revolución Cubana, el diario volvió a ver la luz y en septiembre de 1987 su administración pasó a cargo del Casino Chung Wah, como centro principal de la comunidad china en esta nación caribeña.

Estuvo circulando en las calles del Barrio Chino de La Habana hasta hace unos años en formato tipo tabloide de 4 páginas, tres de ellas en mandarín y la última en español, con una tirada de 600 ejemplares.

El Kwong Wah Po tuvo sus antecedentes en el periódico mimeografiado "Voz de Obreros y Campesinos" creado en 1928 por el comunista José Wong, quien fue asesinado dos años más tarde por sus posturas políticas contra la dictadura del entonces presidente cubano, Fulgencio Batista.

Aunque ha sido el único periódico de la comunidad china que ha sobrevivido hasta nuestros días, en la década del 30 del pasado siglo circulaban otras tres publicaciones.

Uno de corte comercial, el Wah Man Sion Po, y los otros dos que servían como órganos del Partido Nacionalista Chino Kuomintang, el Man Seng Yat Po y de la Liga Democrática, el Hun Men Kon Po.

Las mismas ofrecían a los más de 24.000 asiáticos residentes en esta nación caribeña, informaciones procedentes de su lejana tierra y otras noticias nacionales de interés para el desarrollo de la pujante colonia de emigrados.

Comentarios