Indonesia busca reparación por trabajo forzoso en Taiwán

Viernes, 04/01/2019
America Economia

Podría tratarse de un probema histórico, como el tema del trabajo forzado con Japón durante la I Guerra, pero es algo mucho más reciente.

Un reportaje del medio local Jackarta Post indicó esta semana que el gobierno indonesio solicitó a las autoridades taiwanesas que expliquen las denuncias de trabajo forzoso que involucran a estudiantes indonesios inscritos en su programa de becas New Southbound Policy (NSP).

El NSP es una iniciativa de la administración taiwanesa dirigida por el líder Tsai Ing-wen. Su objetivo es mejorar la cooperación y los intercambios con 18 países en el sudeste de Asia, el sur de Asia y Australasia, destaca la publicación.

Según Lalu Muhammad Iqbal, director del Ministerio de Relaciones Exteriores para la protección de ciudadanos indonesios y entidades jurídicas en el extranjero, su oficina le pidió a la Oficina de Economía y Comercio de Indonesia (IETO) que haga un seguimiento de las quejas de los estudiantes sobre las circunstancias de sus pasantías universitarias que comenzó en 2017, alegando que fueron colocados en esquemas de trabajo forzado.

La semana pasada, los medios taiwaneses informaron que el legislador Ko Chih-en del Partido Nacionalista Chino (Kuomintang) dijo que al menos seis universidades habían asignado estudiantes en el programa NSP a puestos laborales manuales en fábricas taiwanesas.

En un caso, 300 estudiantes menores de 20 años que se inscribieron en la Universidad de Tecnología Hsing Wu en el distrito de Linkou de la ciudad de Nueva Taipei solo pudieron ir a clases dos días a la semana y tener un día de descanso, mientras trabajaban los cuatro días restantes en Una fábrica, donde empaquetaron 30,000 lentes de contacto durante 10 horas por turno, se citó a Ko.

Iqbal dijo que el Ministerio de Relaciones Exteriores había pedido al IETO que se coordinara con las autoridades locales para detener temporalmente el reclutamiento y el envío de estudiantes bajo el esquema hasta que se les garantice mejores condiciones.

A través de un comunicado de prensa mandarín traducido a Bahasa Indonesia, la universidad negó haber forzado a los estudiantes indonesios a trabajar en fábricas, diciendo que el programa del programa había sido revisado por su escuela asociada en Indonesia, así como por el gobierno de Bangka de donde se originaron los estudiantes.

Además, afirmó que a los estudiantes se les permitía trabajar no más de 20 horas por semana en grupos, de acuerdo con los procedimientos laborales y de salud.

"Los estudiantes nunca han sido explotados, y no tiene sentido para ellos poner 30 mil etiquetas 10 horas por día", dijo en el comunicado, una copia de la cual obtuvo el Jakarta Post. "Todo [el trabajo] se registra en un informe de asistencia y está respaldado por los recibos de salario recibidos durante el trabajo".

La universidad también dijo que la cobertura reciente del problema había dañado la reputación de las compañías involucradas, incluso cuando tenían que aceptar que los estudiantes fueran gratis.

Comentarios