Enfrentamientos en Nueva Delhi por ley de ciudadanía

Martes, 17/12/2019
Reuters

Los enfrentamientos estallaron en Nueva Delhi este martes entre miles de manifestantes y policías, la última ola de violencia en una semana de fuerte oposición a una nueva ley que facilita a los no musulmanes de los países vecinos obtener la ciudadanía.

El gobierno del primer ministro Narendra Modi dice que la nueva ley salvará a las minorías religiosas como hindúes y cristianos de la persecución en los vecinos Bangladesh, Pakistán y Afganistán al ofrecerles un camino hacia la ciudadanía india.

Pero la ley no se aplica a los musulmanes, que según los críticos debilita los fundamentos seculares de la India.

La policía lanzó gases lacrimógenos en la parte de New Seelampur de la capital para hacer retroceder a los manifestantes que pululaban en barricadas y arrojaban piedras. Al menos dos policías resultaron heridos, dijo un testigo.

"Comenzó como una protesta pacífica contra el proyecto de ley de ciudadanía ... pero se salió de control", dijo el residente Azib Aman.

Los automóviles sufrieron daños y las carreteras sembradas de rocas, mientras que pequeños incendios en la carretera enviaron humo al aire. Pequeños grupos de jóvenes, algunos con la cara cubierta, arrojaron piedras y botellas.

Ha habido preguntas crecientes sobre la postura del gobierno, dirigido por el partido nacionalista hindú de Modi, hacia los 172 millones de musulmanes de la India, o el 14% de la población.

La ley de ciudadanía sigue a la revocación del estatus especial de la región de Cachemira, de mayoría musulmana, y a un fallo judicial que abre el camino para la construcción de un templo hindú en el sitio de una mezquita arrasada por fanáticos hindúes.

El primer ministro paquistaní, Imran Khan, dijo que las acciones de la India en Cachemira y sobre la ley de ciudadanía podrían expulsar a los musulmanes de la India y crear una crisis de refugiados.

"Estamos preocupados de que no solo pueda haber una crisis de refugiados, nos preocupa que pueda conducir a un conflicto entre dos países con armas nucleares", dijo Khan en un Foro Global sobre Refugiados en Ginebra.

La ira con el gobierno indio se avivó esta semana por las acusaciones de brutalidad policial en la universidad Jamia Millia Islamia de Delhi el domingo, cuando los oficiales ingresaron al campus y lanzaron gases lacrimógenos para romper una protesta.

Al menos 100 personas resultaron heridas en la represión que ha generado críticas de grupos de derechos.

Modi dijo en una manifestación para una elección estatal el martes que sus rivales políticos estaban tratando de engañar a los estudiantes y a otros para provocar protestas.

"Esta es la política de guerrilla, deberían dejar de hacerlo".

Las protestas más violentas ocurrieron inicialmente en el estado nororiental de Assam, donde las turbas incendiaron edificios y estaciones de tren, enojados porque la ley ayudaría a miles de inmigrantes de Bangladesh a convertirse en ciudadanos.

Es en este estado donde varios millones de musulmanes que residen desde 1975 quedarían sin derecho a ciudadanía y donde son denominados por las autoridades locales como "termitas"

Más tarde, los disturbios se extendieron a Nueva Delhi y otras ciudades importantes, motivados por la preocupación de que Modi estaba avanzando en una agenda hindú y que los musulmanes de la India estaban en riesgo.

La estación de metro cerca de la protesta de Delhi se cerró para evitar la llegada de más personas. La policía antidisturbios se desplegó e intentaba empujar a la multitud fuera de la carretera principal hacia calles laterales y callejones.

Comentarios