Filipinas devuelve basura plástica a Canadá

Miércoles, 12/06/2019
América Economía foto Twitter

Bastaron apenas algunos tuits del ministro de relaciones exteriores filipino, Teodoro Locsin, diciendo adios a un barco con residuos plásticos para que la noticia diera la vuelta al mundo.

Celebrado por diversos internautas, el país asiático ha hecho noticia, al igual que Malasia hace menos de un mes, por rechazar - y devolver -  la importación de la basura de países desarrollados, y la prensa lo notó.

"Awwwwwww. Los voy a extrañar mucho. Se me olvidó mencionar que sin la intervención a último minuto de Tugade esta basura aún estaria en el muelle. Le doy al MV Bavaria un adiós histérico. Gracias, Art", dice uno de los tuits más comentados del secretario de Estado, que tal como su presidente, comparte en la red social varias veces por día sus pensamientos, casi sin censura.

El Art al que se refiere Locsin es el Ministro de Transportes Arthur Tugade, quien junto al Ministro de Medio Ambiente Roy Cimatu, trabajaron en conjunto con el ministerio de RREE local para asegurar la salida de la basura canadiense de territorio filipino.

"Este es 'el final del asunto', tomando prestado un título de Graham Greene.  Hay más que basura entre nosotros, y no puedo agradecer a Canadá lo suficiente por haber ayudado espontáneamente a una ciudadana filipina que evitó que Snowden fuera abandonado en un hoyo en Guantánamo, pero no aceptaré los desechos de vuelta", dijo Locsin en otro tuit.

"Baaaaaaaaa bye, como decimos aquí", tuiteó finalmente el ministro filipino de Relaciones Exteriores, Teodoro Locsin, con una foto del carguero navegando.

69 cargueros y una larga historia. De acuerdo con el reporte de varias agencias, serían en total 69 contenedores los que ya viajan a bordo de un carguero que partió de la Bahía de Súbic, al noroeste de Manila, rumbo a Canadá.

"Nos comprometimos con los filipinos y trabajamos en estrecha colaboración con ellos", declaró entonces la ministra canadiense de Medioambiente, Catherine McKenna.

Malasia anunció hace unos días que devolvería 450 toneladas de desechos plásticos a varios países, incluidos Australia, Bangladés, Canadá, China , Japón, ArabiaSaudita y Estados Unidos .

China precursora. Fue en enero de 2017 que China rechazó seguir recibiendo basura, especialmente plástica, de parte de naciones desarrolladas. Ese podría ser considerado como el puntapie inicial de la rápida tendencia global que está empezando a regular fuertemente, cuando no a prohibir, el uso de plásticos.

Varios países del sudeste asiático que ocuparon el espacio dejado por China- Indonesia y Malasia, principalmente, están ahora echándose atrás, cita un medio local.

El tema en Filipinas comenzo en 2014 uando llegaron cargueros con plástico dedesecho mal rotulado. Fue un tira y afloja de años por deshacerse de la carga indeseada hasta que el presidente Duterte amenazó con cortar lazos diplomáticos y hasta iniciar una guerra.

El gobierno canadiense demoró, pero finalmente no solo se llevó el carguío, además aseguró haber tomado medidas para que la maniobra, que generalmente ocurre como una transacción entre privados, vuelva a suceder.

Cada año, se producen alrededor de 300 millones de toneladas de plástico, según el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF). La mayor parte termina en vertederos o en los océanos, provocando una contaminación que la comunidad actual es incapaz de gestionar.

Comentarios