Mujeres que entran a templo paralizan India

Jueves, 03/01/2019
Reuters

Parece increíble, pero es 2019 y aún en India las mujeres son ciudadanos de segunda categoría, situación que este jueves prácticamente paralizó un estado completo.

Grupos conservadores hindúes paralizaron el estado de Kerala, en el sur de India, en medio de protestas contra el gobierno estatal por permitir que dos mujeres desafiaran una antigua prohibición de entrar a un templo.

Unos 400 manifestantes, incluidas algunas mujeres, salieron temprano a las calles de Kochi, la capital comercial de Kerala, respaldados por funcionarios de la formación nacionalista del primer ministro Narendra Modri, el Partido Bharatiya Janata (BJP, por sus siglas en inglés), y de Rashtriya Swayamsevak Sangh (RSS), pariente ideológico del BJP.

Muchas tiendas y otros pequeños negocios cerraron después de que grupos hindúes pidieron una paralización a nivel estatal. La mayoría de servicios de bus suspendieron sus operaciones y los taxis se negaban a recibir pasajeros, ya que algunos choferes decían que tenían miedo a sufrir ataques.

El ministro jefe estatal, Pinarayi Vijayan, dijo a los periodistas que algunas mujeres estaban siendo objeto de ataques por manifestantes, incluidas las reporteras que están cubriendo los hechos.

La Corte Suprema de India ordenó en septiembre el fin de una prohibición de que las mujeres en edad de menstruar entren al templo de la colina de Sabarimala, que atrae a millones de devotos cada año. El templo se negó a cumplir la sentencia y los posteriores intentos femeninos de visita fueron bloqueados por miles de fieles.

Temprano el miércoles, dos mujeres fueron escoltadas por la policía al interior del templo por una puerta lateral, sin ser vistas por los devotos que vigilaban el templo. Las mujeres rezaron al fondo del lugar, desde lo alto de una escalera desde donde podían ver la deidad sin atraer la atención del sacerdote o los fieles, dijo un funcionario policial.

Las protestas comenzaron poco después. Una policía fue atacada y acosada por cinco manifestantes en un distrito cercano a Kochi el miércoles, mientras que otro manifestante murió apedreado en un distrito sureño, según la policía. El jueves, las protestas avanzaron hacia el principal cruce de caminos de la ciudad para realizar una sentada, gritando consignas y ondeando banderas, con las calles desiertas.

La mayoría de las protestas eran pacíficas el jueves, según dijo el inspector general Vijay Sakhare a Reuters. "El miércoles arrestamos a más de 600 personas en Kochi y a otras cuatro de distritos adyacentes y dejamos a unos 300 en custodia preventiva", afirmó Sakhare, quien agregó que la policía está lista para ofrecer protección a los que quieran realizar sus negocios rutinarios.

Comentarios