Nueva vida para ex esclavos de India

Viernes, 10/01/2020
thomson reuters foundation

Bebiendo té con burócratas en una plantación en el sur de India a principios de este mes, la mente de Sharda Krishnan vagó de la sala de juntas a la granja donde fue esclavizada cuando era niña.

Su único pago había sido en arroz con cáscara y gachas o avena con agua, la autonomía era inimaginable y la desesperación perpetua.

Ahora es copropietaria de una plantación de té en Kerala.

Dirigido por antiguos trabajadores en condiciones de servidumbre durante casi 35 años, es un lugar donde la libertad es un hecho y el miedo no existe.

"Siempre habrá problemas de trabajo, pero nunca será como antes, cuando me pagaron por mi arduo trabajo con solo un poco de arroz, algunas gachas y nunca se me permitió renunciar", dijo Krishnan, cuya familia fue rescatada del trabajo agrícola forzado. en la década de 1980.

"Ahora soy uno de los propietarios, ¿por qué debería tener miedo?" preguntó el mes pasado, tomando un descanso de recoger hojas en los alrededores del té Priyadarshini en la región Wayanad de Kerala.

La innovadora iniciativa, impulsada por el gobierno estatal al dar 900 acres de tierra a los sobrevivientes de la esclavitud en 1986, se ha diversificado en los últimos años, cultivando pimienta y café, así como té, y abriendo sus puertas al ecoturismo.

La plantación es vista como una rara historia de éxito en un país donde el gobierno estima que cerca de 18 millones de personas están atrapadas en trabajos forzados, trabajando sin paga en campos, hornos de ladrillos, fábricas, burdeles o como sirvientas domésticas, casi siempre para pagar deudas propias o de los padres.

Una vez rescatados de la esclavitud, los trabajadores son enviados de regreso a sus comunidades con compensación y la promesa de más apoyo.

Sin embargo, la mayoría de los sobrevivientes luchan para acceder a los beneficios del gobierno, desde vivienda y ganado hasta compensación financiera, y terminan desempleados y agobiados por la deuda, dejándolos en riesgo de volver a la esclavitud, dicen activistas por los derechos laborales.

Proyectos como la plantación de Kerala que reúnen a las víctimas son cada vez más defendidos por organizaciones benéficas como una forma más sostenible de mejorar la vida de los antiguos esclavos.

"La rehabilitación de los trabajadores rescatados sigue siendo uno de los mayores desafíos", expresó Kandasamy Krishnan, jefe del Consejo Nacional de Solidaridad Adivasi, una organización que trabaja en temas de derechos laborales.

"La plantación ... debe celebrarse y replicarse", agregó Krishnan, quien quiere que otros estados hagan lo mismo. "Iniciar un colectivo y capacitar a los trabajadores rescatados para que lo manejen podría ser un punto de partida".

En Priyadarshini Tea Environs, cada paquete de su té Vishwas Gold presenta una nota que describe la historia de fondo de los esclavos a los propietarios y un logotipo de manos que se liberan de las cadenas.

Sus 150 trabajadores producen un promedio de 40,000 kg de té cada mes, la mayoría de los cuales se venden en una subasta en las cercanías de Kochi.

Una recesión de la industria condujo a pérdidas, por lo que la plantación se asoció con el departamento de turismo del estado en 2019 para realizar giras, acampar y realizar catas, para recaudar fondos y crear conciencia.

"Queremos que cada visitante conozca la lucha de los hombres y mujeres detrás de la plantación", dijo Vikalp Bhardwaj, un funcionario que supervisa el funcionamiento diario de la plantación.

"También será una oportunidad para hablar sobre el tema del trabajo en condiciones de servidumbre".

La nueva empresa ha creado empleos para los hijos de los trabajadores de las plantaciones, ya sea capacitándolos como guías turísticos o para trabajar como gerentes de hospitalidad en las habitaciones.

"Cuando el programa de rehabilitación llegue a la próxima generación también, estará completo", dijo Dinesan Chirakkal Kalarikkal, director ejecutivo de la Acción Voluntaria Conjunta de Acción Humanitaria Local para Alternativas Legales (JVALA).

El programa de rehabilitación de la India para víctimas de trabajo en condiciones de servidumbre ofrece a los sobrevivientes una compensación, así como una parcela de tierra, aves y capacitación laboral para ayudar a comenzar de nuevo.

Sin embargo, hasta abril pasado, solo un sobreviviente había obtenido el derecho total de 180,000 rupias ($ 2,500), según muestran los datos.

El apoyo estatal individual se ha ganado a los proyectos grupales, ya que parece más fácil de administrar, dijo Kuralamuthan Thandavarayan, de la organización benéfica antiesclavista International Justice Mission (IJM).

"(Pero) a los modelos grupales les va mejor porque reúnen a los sobrevivientes como comunidad y los ayudan a reconstruir juntos", dijo. "También se convierten en el sistema de apoyo mutuo".

Cada marzo, el festival del templo de Valliyoorkave trae a miles de personas a la cercana ciudad de Mananthavady.

Una celebración de la cultura de los pueblos indígenas en la región, el festival fue una vez un centro de comercio de esclavos donde los propietarios compraron las llamadas "tribus" para trabajar en sus tierras.

Kanchana Kayama, de 40 años, no sabe si su familia fue comprada en el festival, pero recuerda haber trabajado en un campo de arroz durante su infancia para un hombre al que su familia se refirió como su propietario.

"Creíamos que era la única vida que tendríamos hasta que nos trajeran y nos enseñaran a cultivar té. Obtuve mis cuotas aquí y me casé con tres de mis hijas con mis ganancias".

Hoy Kayama y su familia asisten al festival: un momento en que la plantación cierra durante tres días para que los trabajadores puedan celebrar.

"Es la mayor libertad para (los antiguos trabajadores en condiciones de servidumbre) ser parte del festival", dijo Sreelal V. Chinnan, un "tribal" y líder del nuevo sendero turístico de té en la plantación.

"Van a celebrar y gastar, algo que sus abuelos nunca hubieran imaginado".

Como miembro recientemente elegido de la junta, Sharda Krishnan tiene poco tiempo para pensar en las festividades mientras aborda su lista de tareas pendientes.

Un mejor equipo, más estiércol y mayores bonificaciones para los trabajadores están en la lista de demandas que enfrentan Krishan y sus copropietarios.

"Tengo que resolver estos problemas, de lo contrario me molestarán", dijo. "Ser director no va a ser fácil".

Comentarios