Singapur quiere terminar con el problema de las bicicletas mal estacionadas

Jueves, 25/05/2017
AméricaEconomía

La bibicleta como medio de transporte en países asiáticos ha sido siempre popular. Y las iniciativas de bicicletas públicas compartidas han sido bien valoradas por la ciudadanía.

Pero las malas prácticas al estacionar, daños a los equipos y también el robo de las bicicletas se han transformado en problemas recurrentes en los últimos meses en Singapur, tal como ha pasado en China. 

La empresa a cargo del sistema más popular de Singapur, la china OFO, anunció esta semana una serie de medidas para mejorar el sistema y evitar problemas para peatones, automóviles y otros usuarios de bicicletas.

Una de las primeras medidas dadas a conocer es mejorar la información de su APP para que a los usuarios les sea más fácil encontrar lugares autorizados para dejar las bicicletas. 

También se pedirá una cuota cercana a los 40 dólares al momento de la inscripción, además del dinero que se carga cada día para el uso de las bicicletas. Una especie de seguro contra el mal uso para un servicio que comenzó siendo gratuito.

Además se aumentará la dotación de personal de apoyo para corregir el tema de las bicicletas mal estacionadas.

En cambio, el competidor directo, la empresa Obike, premia a los mejores usuarios y castiga a los que no acatan las reglas, restándoles puntos y bloqueando su acceso a bicicletas una vez que acumulan demasiadas "faltas".

En Singapur existen más de cien mil usuarios registrados en los distintos sistemas de bicicletas compartidas y se realizan más de 20 mil viajes diarios en ellas.

Comentarios