Tian Zhiwei, el hombre-ave de Hebei

Jueves, 26/07/2018
Agencia Xinhua

Entre las cañas cerca de un estanque reposan acurrucadas tres aves acuáticas de apariencia diferente. Al ver acercarse a extraños, una de ellas, moteada, de cuello blanco y plumas grises, se pone alerta, y, balanceándose y batiendo las alas, se levanta dispuesta a proteger a sus compañeros.

Tian Zhiwei, un voluntario que se ocupa de las aves, apunta que se trata de una familia especial de tres miembros. El cabeza de familia es un ganso silvestre de 7 años y su pareja es una oca blanca de cinco años.

La pequeña, que se parece mucho a sus padres y también tiene una cabeza moteada, es su "hija", que tiene poco más de un año de edad.

Tian, de 50 años, es un soldado retirado que es el actual jefe de la estación de rescate Daqinghe de la Asociación de Conservación de la Vida Silvestre del distrito de Laoting, de la ciudad de Tangshan, situadad en la provincia septentrional china de Hebei.

Desde 2004, cuando rescató a 14 cigüeñas blancas de Oriente, lleva este conservacionista trabajando en la protección y rescate de aves silvestres.

La ciudad natal de Tian es un area de descanso por la que pasa la ruta de migración de aves entre Asia oriental y Australia. Cada año, millones de aves silvestres suelen hacer escala en el distrito, que tiene muchos humedales y playas.

Nadie pensó que en la estación de rescate se escenificaría en los últimos años una conmovedora "historia de amor" entre un ganso y una oca.

En mayo de 2014, una madrugada después de la tormenta, Tian descubrió un ganso herido escondido en las cañas. Lo rescató y le puso el nombre de Zhuoma, haciéndole vivir con otras aves silvestres y dos ocas que vivían en la estación.

Zhuoma intentó huir poco después de recuperarse de su lesión. Quizás por no poder encontrar su bandada de gansos, regresó a la estación después de siete u ocho días.

Para ayudarle a encontrar a sus compañeros, Tian condujo más de 2.000 kilómetros, desde la costa del mar Bohai, cruzando seis provincias y acudió con Zhuoma al lago Qinghai en la meseta Qinghai-Tíbet.

Lamentablemente, cuando llegaron allá, la bandada de gansos había volado a la meseta Yunnan-Guizhou para pasar el invierno. Tian simpatizaba mucho con el ganso perdido y decidió llevarlo a casa en Laoting.

Tras la experiencia fallida y triste de buscar a su bandada, el ganso perdido se instaló finalmente en la estación de rescate bajo la tutela de Tian.

Medio año después, Zhuoma dio una gran sorpresa a Tian: se enamoró de una oca que conocía hacía pocos meses en la estación y de allí en adelante ambos empezaron a vivir juntos.

Tian explica que normalmente las ocas no pueden volar mucho, pero esa en concreto había vivido en libertad durante muchos años, tras casarse, por la fuerza del amor y la compañía de su "marido", aprendió a volar alto y mucho tiempo.

Al año siguiente, cuando llegó la primavera, la pareja estableció su pequeño hogar a la orilla de un estanque y más tarde, sus bebés vinieron al mundo sin parar.

"Cada año, daban sesenta o setenta huevos y cada huevo se incubó artificialmente", apunta Tian, que indicó que "durante tres años, se incubaron más de 200 huevos cuidadosamente y el año pasado por fin pudimos engendrar una oca con éxito. La llamé 'Oca Moteada' ".

Según Tian, el ganso y la oca tienen parentesco y por eso pueden tener entre ellos descendientes híbridos.

La estación, donde prestan servicios un grupo de más de 20 voluntarios, se ha convertido en una famosa casa de guardianes de aves silvestres en la ciudad de Tangshan e incluso de todo el país. También es el hogar favorito para pájaros heridos o perdidos que han sido rescatados.

Tian explica que con el perfeccionamiento de la ley sobre la protección de aves silvestres y el incremento de la concienciación ciudadana, las cazas ilegales de aves silvestres en Laoting han ido disminuyendo en gran medida en los últimos años.

Confía en que justamente gracias a este progreso, los pájaros, como esta familia especial de oca-ganso, puedan vivir en paz y felicidad en Laoting por muchos largos tiempos. 

Comentarios