Violencia racial cobra 24 vidas en India

Jueves, 27/02/2020
Reuters

La triunfante presencia de Trump y los anuncios de un posible tratado comercial no le bastaron a Narendrá Modi para superar la división interna que ha generado su ley de ciudadanía. 

El primer ministro indio pidió la paz en Delhi el miércoles después de días de enfrentamientos entre hindúes y musulmanes sobre una nueva ley de ciudadanía en disputa que provocó la peor violencia sectaria que se haya visto en la capital en décadas.

Al menos 24 personas murieron y cientos más resultaron heridas en los disturbios, según funcionarios del hospital, con muchas heridas de bala, en medio de incidentes de disparos de piedras, incendios provocados y saqueos que coincidieron con la primera visita del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a la India.

Ellos se suman a los 13 fallecidos que dejaron similares protestas en diciembre en Uttar Pradesh.

La policía y las fuerzas paramilitares patrullaron las calles en números mucho mayores el miércoles, y franjas de las zonas afectadas por los disturbios estaban desiertas.

“La paz y la armonía son fundamentales para nuestro espíritu. Apelo a mis hermanas y hermanos de Delhi para que mantengan la paz y la hermandad en todo momento ”, dijo Modi en un tweet.

La apelación de Modi se produjo después de las críticas de los partidos de oposición por el fracaso del gobierno en controlar la violencia, a pesar del uso de gases lacrimógenos, perdigones y granadas de humo.

Sonia Gandhi, presidenta del partido opositor del Congreso, pidió la renuncia del ministro del Interior, Amit Shah, quien es directamente responsable de la ley y el orden en la capital.

La violencia estalló entre miles de manifestantes a favor y en contra de la nueva legislación aprobada por el gobierno nacionalista hindú de Modi.

La Ley de Enmienda de Ciudadanía (CAA) facilita a los no musulmanes de algunos países vecinos dominados por musulmanes obtener la ciudadanía india.

Los críticos dicen que la ley es parcial contra los musulmanes y socava la constitución secular de la India. El partido Bharatiya Janata de Modi ha negado tener prejuicios contra los más de 180 millones de musulmanes de la India.

El miércoles, la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF, por sus siglas en inglés) dijo que estaba alarmada por la violencia e instó al gobierno indio a "controlar a las turbas y proteger a las minorías religiosas y otros que han sido blanco".

Por separado, la embajada de Estados Unidos en Nueva Delhi instó a sus ciudadanos el miércoles a ser cautelosos después de los disturbios.

Testigos de Reuters vieron a multitudes empuñando palos y tuberías caminando por las calles en partes del noreste de Delhi el martes, en medio de ataques incendiarios y saqueos. Gruesas nubes de humo negro surgieron de un mercado de neumáticos incendiado.

En el distrito de Brijpuri, en el noreste de Delhi, donde hindúes y musulmanes viven en casas densamente pobladas separadas por calles estrechas, partes de una mezquita yacían carbonizadas y un sitio contiguo de protesta antigubernamental estaba cubierto de escombros y quemado.

Un puesto de primeros auxilios cerca de la mezquita estaba hecho pedazos, y el interior de la mezquita estaba chamuscado, con ventiladores derretidos colgando del techo y alfombras de oración fundidas fusionadas en el piso.

"La policía debería haber protegido a ambos lados, pero solo ayudaron a un lado", dijo el residente local Mohammad Arif.

Sin embargo, ambas partes parecían involucradas en la violencia, y hubo víctimas hindúes y musulmanas que fueron tratadas por lesiones en un hospital local.

En la Escuela Pública Moderna de Arun, unas pocas casas más abajo de la mezquita, se quemaron aulas enteras y en la calle afuera, los escritorios retirados de las aulas yacían esparcidos en el camino.

"Una mafia musulmana de varios cientos irrumpió y saqueó la escuela", dijo Pawan Kumar, un guardia de la escuela.

Un edificio cercano propiedad de un hindú todavía ardía.

"Si la policía no hubiera venido, no habríamos sobrevivido", dijo Sudama, un residente hindú.

Comentarios