Abe

Abe

Hay incertidumbre sobre cuánto progreso puede hacer Japón en la negociación de la eliminación de los aranceles estadounidenses en sus automóviles y partes de automóviles.
Tratado abriría los mercados japoneses a productos estadounidenses por US$ 7 mil millones anuales, reduciendo los aranceles japoneses sobre la carne de res, trigo y queso estadounidenses.
Washington busca la pronta apertura del sector agrícola de Japón, mientras que este país pide la abolición de aranceles sobre los productos industriales como las piezas de automóviles.
Hasta el sábado se registraban nulos avances: Seúl afirmaba haber pedido la suspensión a las restricciones y Japón decía no haber visto tal declaración en ningún papel oficial.
Las restricciones a la exportación resaltan cómo Japón, la tercera economía más grande del mundo, continúa dominando un rincón vital de la cadena de suministro global.
El índice al que el BoJ presta atención, que elimina el efecto de los costos de los alimentos y la energía, subió un 0,4% en marzo, igualando el aumento anual en febrero.
El superávit comercial de US$69.000 millones que Japón tiene con EE.UU. es por exportaciones de automóviles. Trump quiere un acuerdo bidireccional para abordarlo.
A pesar de ser aliados, Japón no ha recibido exenciones a los nuevos aranceles impuestos por Washington a la importación de acero y aluminio.
Hay incertidumbre sobre cuánto progreso puede hacer Japón en la negociación de la eliminación de los aranceles estadounidenses en sus automóviles y partes de automóviles.