Abenomics

Abenomics

A diferencia de Shinzo Abe, los planes de reformas estructurales del recién electo Primer Ministro Yoshihide Suga se centrarán más en estimular la competencia que en un cambio social más profundo.
La mayoría de los ministros de Abe han conservado sus puestos o asumido diferentes funciones en el gabinete. ¿Cuál es el perfil perfil de los miembros más importantes de la nueva administración?
Suga, quien ganó una contienda por el liderazgo del Partido Liberal Democrático en el poder el lunes, enfrenta una plétora de desafíos, que incluyen abordar el COVID-19 mientras revive una economía maltrecha y lidia con una sociedad que envejece rápidamente.
Es probable que el ministro de Finanzas, Taro Aso, y el ministro de Relaciones Exteriores, Toshimitsu Motegi, permanezcan en sus puestos, según varios informes de los medios. Es probable que Yasutoshi Nishimura sea reelegido como ministro de Economía.
El Partido Liberal Democrático elegirá a su próximo presidente de partido el 14 de septiembre. El ganador cumplirá el mandato de Abe como líder del partido hasta septiembre de 2021, con miras a la reelección.
El Banco de Japón haría un uso completo de sus herramientas existentes para inundar los mercados con fondos, antes de considerar medidas adicionales de alivio monetario.
Las exenciones beneficiarán a los fondos de cobertura extranjeros y a los administradores de activos de patrimonio, que poseen o invierten fuertemente en acciones japonesas, elemento clave de los "Abenomics".
El aumento de las consecuencias de la epidemia de coronavirus, que está dañando la producción y el turismo, podría tener un impacto significativo si no se contiene en los próximos meses.
El gobierno japonés proyecta que habrá casi una persona mayor por cada persona en edad de trabajar para 2060 y su población actual disminuirá en 25%, lo que tendrá consecuencias económicas claras.
El banco central japonés mantuvo su objetivo para las tasas a corto plazo en -0.1% y para los rendimientos de los bonos a 10 años alrededor del 0%, y se apegó a su evaluación del crecimiento nipón.
El Banco de Japón mantuvo su objetivo de tipos de interés a corto plazo en el -0,1% y se comprometió a orientar el rendimiento de la deuda pública a 10 años en torno al 0%.
El ministerio japonés de Hacienda dio a conocer esta semana que el déficit de enero fue superior a los US$12.700 millones.
La población de Japón continuará reduciéndose, y la tasa de dependencia de la vejez aumentará aún más, destaca un informe del FMI.
Institución mantuvo su política monetaria estable y rebajó su perspectiva sobre la inflación, lo que siembra dudas sobre la meta del 2% y sus medidas de estímulo.
La economía nipona se contrajo inesperadamente de enero a marzo, por lo que otro trimestre de contracción cumpliría con la definición técnica de recesión.
Una combinación de estímulo monetario masivo y gasto fiscal que ha ayudado a debilitar al yen han contribuido al crecimiento sostenido de Japón.
A diferencia de Shinzo Abe, los planes de reformas estructurales del recién electo Primer Ministro Yoshihide Suga se centrarán más en estimular la competencia que en un cambio social más profundo.