ballenas

ballenas

Con el auge del turismo de pesca en Japón, las poblaciones de peces están cayendo en picada: las tres especies de atún rojo se encuentran en peligro de extinción.
Solo en Rausu 33.451 personas llegaron para la observación de ballenas y aves. "Se alojan en hoteles locales, comen en restaurantes locales y compran productos locales", afirman empresarios turísticos.
Anuncio generó múltiples críticas: entre otros, Nueva Zelanda lamentó la reanudación de la "innecesaria y obsoleta" caza comercial de los mamíferos marinos.
De los cetáceos capturados, 122 eran hembras embarazadas y 114 eran ejemplares jóvenes.
Los meses de abril a noviembre presentan condiciones ideales para tal actividad, facilitando el avistamiento de estos mamíferos acuáticos.
Con el auge del turismo de pesca en Japón, las poblaciones de peces están cayendo en picada: las tres especies de atún rojo se encuentran en peligro de extinción.