Boicot

Boicot

Mandatario surcoreano propuso que los dos países trabajen juntos para resolver el problema de los trabajadores forzados en tiempos de guerra, y llamó a Japón "nuestro vecino más cercano".
"Mujeres de Confort" es un eufemismo para las miles de niñas y mujeres que se vieron obligadas a trabajar en los burdeles de Japón antes y durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Japón ocupó Corea.
El compromiso se produce a pesar de décadas de tensas relaciones entre Seúl y Tokio durante su pasado de guerra, exacerbado en los últimos meses por una disputa comercial.
Ambos países celebraron la segunda reunión en Ginebra como parte de un proceso de solución de las diferencias bajo las reglas de la OMC. La primera reunión de octubre terminó también sin progresos.
La certificación MSPO requiere que los productores cumplan con ciertas normas sobre la protección del medio ambiente y los derechos de los trabajadores.
La reunión se produce cuando las relaciones han caído a su punto más bajo en décadas después de que el tribunal superior de Corea del Sur ordenó el año pasado a las empresas japonesas que compensaran a algunos trabajadores forzados en tiempos de guerra.
Las relaciones entre Tokio y Seúl se han deteriorado a su nivel más bajo en décadas desde que el máximo tribunal de Corea del Sur ordenó en octubre pasado a algunas empresas japonesas compensar a los coreanos obligados a trabajar en sus minas y fábricas en tiempos de guerra.
Lee Nak-yon, cuyo viaje está programado para el 22 y 24 de octubre, asistirá a la ceremonia de entronización del emperador japonés Naruhito.
Malasia e Indonesia, que en conjunto producen alrededor del 85% del aceite de palma del mundo, han tomado medidas en las últimas semanas para proteger su exportación clave.
Ambos países producen alrededor del 85% de la palma mundial y están considerando una ley que prohíbe todos los productos que hacen alarde de no usar este aceite.
La disputa está bajando la contratación de graduados surcoreanos calificados de parte compañías japonesas, obligando a solicitantes, consultores y al gobierno a repensar a Japón como destino laboral.
La eliminación de Japón está programada para septiembre, y si Tokio lo solicita, Seúl está preparado para ser consultado sobre el asunto. Japón había hecho lo mismo con Corea a principios de mes.
El control de exportación de materiales estratégicos de Seúl se ejecutará para cumplir con el principio básico del sistema internacional de control de exportaciones, dijo el ministro coreano de comercio.
"Podemos confirmar que ha habido un impacto en las ventas en Corea", dijo una portavoz del propietario de Uniqlo, Fast Retailing, que declinó dar cifras.
"Queremos convertir la crisis en una oportunidad para la industria de materiales, piezas y equipos", dijo el ministro de industria de Corea del Sur, Sung Yun-mo,
Corea del Sur podría considerar revocar un pacto de intercambio de información militar como contramedida, una opinión planteada durante una reunión trilateral en Bangkok.
El presidente Moon Jae-in amenazó con contramedidas después de que el gabinete de Japón aprobara la eliminación del estado de exportación acelerado de Corea del Sur desde el 28 de agosto.
El gobierno surcoreano está "preparándose para varias opciones posibles" si Japón excluye a Corea de su lista preferente, dijo la ministra de Relaciones Exteriores.
El boicot generalizado a productos y servicios japoneses ha afectado a algunas empresas locales en lo que ya era el peor clima económico para ese país en una década.
Japón dijo la semana pasada que reforzaría las restricciones a la exportación de materiales de alta tecnología utilizados en pantallas de teléfonos inteligentes y chips a Corea del Sur.
Mandatario surcoreano propuso que los dos países trabajen juntos para resolver el problema de los trabajadores forzados en tiempos de guerra, y llamó a Japón "nuestro vecino más cercano".