BoJ

BoJ

"La posibilidad de que la economía pierda impulso para alcanzar nuestro objetivo de precios (inflación) no ha aumentado. Pero tenemos que analizar los acontecimientos a medida que aumentan las incertidumbres en el extranjero ”, dijo el gobernador Kuroda.
La caída fue mayor que el 4,0% esperado por los economistas y marcó la mayor racha de caídas en las exportaciones desde un período de 14 meses desde octubre de 2015 hasta noviembre de 2016.
La economía creció un 1.3% anualizado en abril-junio, cifra más débil que la lectura preliminar del crecimiento anualizado del 1.8% y en línea con el pronóstico medio de los economistas.
Llamados a la acción preventiva subrayan una creciente sensación de alarma sobre el daño que la guerra comercial y la desaceleración de la demanda global están infligiendo.
El Banco de Japón mantuvo su objetivo de tipos de interés a corto plazo en el -0,1% y se comprometió a orientar el rendimiento de la deuda pública a 10 años en torno al 0%.
Kuroda dijo que el banco central podría combinar los recortes de tasas de interés con una mayor compra de activos, si fuera necesario, para alcanzar su meta de inflación del 2%.
El Banco de Japón ha retrasado seis veces la decisión de alcanzar su objetivo de inflación. No pcos culpan las decisiones del gobernador Kuroda de esta erradas y poner en jaque al país.
El índice al que el BoJ presta atención, que elimina el efecto de los costos de los alimentos y la energía, subió un 0,4% en marzo, igualando el aumento anual en febrero.
La evaluación podría significar que el gobierno demore un aumento del impuesto a las ventas programado para octubre, y aumenta la especulación de lo que podría hacer el BoJ.
Panorama marca un tercer mes consecutivo de caídas debido a la disminución en los envíos de equipos de producción de semiconductores y automóviles.
Se espera que el crecimiento mundial surja de un parche blando a finales de este año, dijeron fuentes cercanas al pensamiento del banco central.
La depreciación del dólar frente al yen la semana pasada fue un duro recordatorio para las autoridades monetarias de cómo sus estrategias son diseñadas en gran parte por factores externos.
Analistas creen que las exportaciones serán un lastre para la economía en los próximos trimestres a medida que la demanda externa se reduzca.
Pese a buenos resultados, encuesta del BoJ mostró que guerra comercial y desaceleración podrían afectar los planes de gasto del próximo año.
Una serie de distorsiones podrían frenar el crecimiento de los precios hasta el final y dificultar que la inflación llegue a su meta del 2%.
Las autoridades del Banco de Japón también están preocupadas sobre el impacto general de las tensiones comerciales internacionales.
La inflación débil podría representar un desafío para los esfuerzos del primer ministro Shinzo Abe por poner fin de manera sostenida a la deflación.
Los principales bancos centrales del mundo, se encuentran en una posición delicada por los efectos negativos de la intensa riña comercial entre Estados Unidos y China.
El BoJ dejó sin cambios sus objetivos de tasas de interés pero por primera vez adoptó una guía a futuro sobre los tipos, al decir que permanecerían en niveles "muy bajos" por un "periodo extendido de tiempo".
Institución mantuvo su política monetaria estable y rebajó su perspectiva sobre la inflación, lo que siembra dudas sobre la meta del 2% y sus medidas de estímulo.
La demanda de los consumidores colapsó en medio de un resurgimiento de infecciones, lo que a su vez afectará las ganancias, los empleos y la inversión empresarial, dicen los analistas.