BoJ

BoJ

El BoJ mantendrá los estímulos para alcanzar el objetivo de inflación del 2%, pese a que la economía japonesa continúa expandiéndose de forma moderada.
El BoJ espera que el leve avance de la inflación se vea acompañado por un aumento en los salarios japoneses.
El índice que mide la confianza de las familias en la economía cayó a -12,4 en marzo deteriorándose por primera vez en cinco trimestres, según indicó el sondeo del Banco de Japón.
Las factorías y los trabajadores operan por encima de su nivel más eficiente para cumplir con la fuerte demanda.
Legisladores nipones han expresado su esperanza de que la entidad banco mantenga los costos de endeudamiento ultrabajos.
Empresas niponas coinciden en la necesidad de que el Banco de Japón retire sus estímulos monetarios, pero no creen que llegue a ocurrir este año.
A pesar de ello, la confianza de los fabricantes y del sector de servicios probablemente disminuirá en los próximos tres meses, lo que agrega incertidumbre a las perspectivas.
El BoJ podría seguir el ejemplo de otros grandes bancos centrales que están dejando atrás sus estímulos monetarios.
"La economía de Japón se está expandiendo moderadamente, con un ciclo virtuoso operando desde los ingresos a los gastos", afirmó la entidad.
La entidad podría considerar dejar atrás su política monetaria relajada si logra cumplir con el objetivo de inflación durante el año fiscal 2019, tal como está proyectado.
La selección del nuevo liderazgo del BoJ ocurre en un momento crucial para los mercados japoneses y globales.
Crecen las preocupaciones sobre un avance incesante de la moneda que impactará las exportaciones del país, luego de que el dólar cayó a un mínimo de 15 meses contra el yen.
El ataque dejó al descubierto las fallas del sistema japonés para regular el comercio de criptomonedas, en contraste con las restricciones de Corea del Sur, China e India.
Los nominados para estas posiciones de alto perfil requieren de la aprobación de ambas cámaras del Parlamento.
Una combinación de estímulo monetario masivo y gasto fiscal que ha ayudado a debilitar al yen han contribuido al crecimiento sostenido de Japón.
La reciente apreciación del yen hará mucho más difícil evitar la deflación que ha asediado a la tercera mayor economía del mundo por décadas.
Los futuros de los JGB a 10 años subieron un 0,13% en precio, con lo que redujo algo de la pérdida de 0,37 acumulada en los últimos dos días.
Rebajó en US$88,39 millones el volumen de compra de bonos soberanos con vencimiento previsto entre en 10 y 25 años. La medida hizo caer levemente al dólar.
El Banco de Japón mantuvo la tasa de política monetaria estable en la reunión de dos días que terminó el 31 de octubre.
La entidad mantuvo su punto de vista de que la tercera economía más grande del mundo se recuperará gradualmente a medida que la pandemia disminuya en la segunda mitad del año.