BYD

BYD

Con distintas marcas, el gobierno chileno apuesta por la electromovilidad para renovar su flota de transporte público y disminuir los índices de contaminación en su capital.
El acuerdo entre ambos gigantes buscará dejar de lado su rivalidad y colaborar para reducir las emisiones de CO2 mediante la promoción del uso generalizado de estos vehículos limpios.
Serán 411 buses eléctricos dispuestos en Santiago, lo que consolida a la ciudad como la segunda con mayor cantidad de este tipo de vehículos en el mundo, después de Chinas.
Con una capacidad de 250 personas, este es el bus eléctrico más largo del mundo y puede viajar a una velocidad máxima de 70 km/h. 
En el último año, los vehículos fabricados en China pasaron de representar el 4.3% de los automóviles nuevos inscritos en Costa Rica, a un 8.2%, en 2018, según datos del Registro Nacional.
La iniciativa convierte a Ecuador en el segundo país de Sudamérica con movilidad eléctrica sostenible, después de Chile, que incorporó 100 unidades en enero último.
Los nuevos buses son 100% eléctricos, más silenciosos y cuentan con mayores comodidades para los pasajeros como conexión Wifi, puertos USB y aire acondicionado.
Flota llegará a la capital chilena en noviembre de este año y será incorporada al sistema de transportes local, Transantiago.
Se vendieron 143.000 vehículos, pero con una caída del 83% en sus ganancias, respecto del año anterior.
La semana pasada China homologó tres vehículos de las empresas Yutong y BYD que se unirán al Transantiago en los próximos meses.
De materializarse el proyecto, implicaría una inversión inicial de más de US$100 millones.
Con distintas marcas, el gobierno chileno apuesta por la electromovilidad para renovar su flota de transporte público y disminuir los índices de contaminación en su capital.