cierre

cierre

Se permitirán reuniones sociales de hasta cinco personas a partir del viernes, cuando la mayoría de las actividades se reanuden después de más de dos meses de restricciones.
El país ha utilizado una combinación de cuarentena masiva de decenas de miles, rastreo de contactos y pruebas para contener con éxito grupos relativamente pequeños de brotes de COVID-19.
Millones de trabajadores en India empleados por pequeños fabricantes están mirando perder sus empleos después del cierre impuesto por el gobierno a fines del mes pasado.
Bridgestone tiene un total de 15 plantas localmente, la mayoría de las cuales fabrica neumáticos u otros productos de caucho. El cierre se produce cuando la nación ve aumentar los contagios a 10 mil casos.
El gobierno respondió declarando una emergencia en Tokio y otras seis áreas, incluida Osaka, con el objetivo de reducir las interacciones entre las personas en un 70%.
Conversación de ambas naciones se da en medio de una crisis sanitaria y económica: considerará un plan para la reapertura gradual de algunas industrias y una fuerza laboral reducida, con estrictas pautas de seguridad.
El número de casos en Japón aumentó a 6.003 el viernes, con 112 muertes. Tokio representó 1.708 casos, lo que aumentó las preocupaciones sobre una acción lenta.
El estado de Sabah, que produce alrededor del 25% del aceite de palma del país, cerró algunas plantaciones y fábricas luego de que varios trabajadores de fincas de palma dieron positivo por el virus.
En Mumbai, las acciones de la estatal Oil and Natural Gas Corp se encontraban entre los dos principales ganadores del Nifty 50, cerrando un 18,5% más cuando los precios del petróleo se recuperaron.
Se permitirán reuniones sociales de hasta cinco personas a partir del viernes, cuando la mayoría de las actividades se reanuden después de más de dos meses de restricciones.