congelados

congelados

China ha detenido las importaciones de carne de compañías de alimentos de Brasil, incluyendo Marfrig, JBS SA y BRF SA, como medida de precaución ante rebrotes de COVID-19.
Una muestra tomada de la superficie de alitas de pollo congeladas importadas a la ciudad sureña de Shenzhen desde Brasil, así como muestras de envases exteriores de camarones ecuatorianos congelados vendidos en la ciudad noroccidental de Xian, dieron positivo al virus
En julio, los funcionarios de aduanas de Dalian, habían detectado coronavirus en el empaque de camarones congelados importados de Ecuador, y luego China suspendió sus importaciones.
Los hallazgos son los primeros resultados positivos anunciados por Beijing desde que comenzó a realizar pruebas a las importaciones de alimentos congelados buscando la presencia del virus. 
La mortal enfermedad de la peste porcina africana redujo durante 2019 el ganado en al menos un 40%, afectando la producción y elevando los precios de la carne favorita del país a niveles récord.
El producto logró volver a entrar a uno de los más exigentes del mundo y que mejor paga, después de 20 años y tras 18 años en que el país logró estar libre de fiebre aftosa.
Las exportaciones de carne de Brasil en 2019 alcanzaron un estimado de 1.828 millones de toneladas, por encima del récord anterior de 1.643 millones de toneladas en 2018
"Significa el ingreso a un nuevo segmento de alto valor y mucha demanda como es el mercado chino", destacó el secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.
Hasta ahora, la nación americana solo podía enviar carne congelada sin hueso al país asiático.
China ha detenido las importaciones de carne de compañías de alimentos de Brasil, incluyendo Marfrig, JBS SA y BRF SA, como medida de precaución ante rebrotes de COVID-19.