contagios

contagios

La posibilidad de que las personas se vuelvan a infectar con el virus es motivo de preocupación internacional, ya que muchos países esperan que las poblaciones infectadas desarrollen inmunidad suficiente para evitar el resurgimiento de la pandemia.
El país musulmán confirmó 40 muertes más y su número de decesos representa casi la mitad de las más de 590 en el sudeste asiático. Los infectados son más de 3 mil.
Filas para comprar alcohol y máquinas expendedoras de mascarillas se vieron en la capital, Bangkok, que registró una nueva muerte y mas de 50 contagios por el COVID-19.
"El segundo paquete podría centrarse en gran medida en las MIPYMES", dijo uno de los altos funcionarios del gobierno, con conocimiento directo del plan.
La principal preocupación es controlar a viajeros infectados que llegan del extranjero y a las personas asintomáticas, o portadores de virus que no presentan síntomas clínicos como fiebre o tos.
El CECC está formulando las directrices sobre el trabajo remoto y horarios flexibles, que se darán a conocer pronto, en un esfuerzo por reducir el riesgo de propagar el virus.
El presidente Joko Widodo, declaró una emergencia nacional de salud pública por la pandemia de la COVID-19 y emitió un reglamento gubernamental sobre una restricción social a gran escala.
El sector confección en India emplea al menos a 12 millones de personas en las fábricas, pero millones más trabajan desde casa, mujeres y niñas de comunidades minoritarias o marginadas.
"No es exagerado decir que la economía de Japón y la economía mundial se enfrentan a la mayor crisis desde la posguerra en este momento. Protegeremos el empleo y la vida a toda costa ”, dijo el primer ministro Shinzo Abe.
Wuhan permitirá que sus 11 millones de residentes salgan de la ciudad el miércoles por primera vez desde que fue cerrada el 23 de enero para frenar la propagación del virus.
El país se encuentra en estado de emergencia. El viernes pasado, impuso un toque de queda nocturno en todo el país después de cerrar centros comerciales para limitar la propagación del virus.
Casos importados y los pacientes que no muestran síntomas pero que aún pueden transmitir el virus, son la principal preocupación después de que las medidas de contención habían reducido drásticamente la tasa de infección.
"El estado de emergencia nos permitirá fortalecer los pasos actuales para prevenir un aumento de las infecciones y garantizar que la actividad económica se mantenga tanto como sea posible ", dijo el primer ministro Shinzo Abe.
Con cientos de millones de pobres, existe un temor de que si las pruebas comienzan demasiado atrás de la curva, los casos confirmados ni siquiera darán cuenta de la punta del iceberg.
En febrero, Corea del Sur descubrió lo que se creía que era el mayor brote de COVID-19 fuera de China. Un programa de pruebas masivas y rastreo de contactos ha ayudado a contener el virus.
Un estricto régimen de vigilancia y cuarentena ayudó a detener la marea, con métodos elogiados por la Organización Mundial de la Salud. Pero las tensiones y la incertidumbre crecen.
Aproximadamente 4.000 pacientes que reciben tratamiento podrán enviar boletas por correo o votar en ausencia por adelantado, dijo el ministro del Interior, Chin Young.
Expertos indican que el gobierno del presidente Joko Widodo ha tardado en adoptar medidas similares a las de otros países para frenar la propagación del virus. Contagios podrían ser 80 mil.
La cuarentena más grande del mundo dejó a millones de personas sin trabajo y obligó a los trabajadores migrantes a huir a sus aldeas en busca de comida y refugio.
La campaña de pruebas masivas del país, respaldada por un intenso rastreo de contactos, ha sido reconocida como una ayuda para frenar la propagación del virus.
El "programa AD-19" lanzado el mes pasado por el grupo de derechos Animal Defender ayuda a las mascotas que quedan en el limbo mientras sus dueños lidian con las infecciones por coronavirus.