desempleo

desempleo

El Banco de la Reserva de la India dejó las tasas de interés clave sin cambios el viernes, al tiempo que mantuvo una postura monetaria acomodaticia para respaldar una economía que se prevé que se contraiga casi un 10% en el año fiscal actual.
Septiembre fue el séptimo mes consecutivo en que la actividad se contrajo, el tramo más largo desde una carrera de 10 meses hasta principios de 2014.
Al cerrar el país a todos menos a los ciudadanos tailandeses que regresan y a los extranjeros aprobados, y al requerir que todas las llegadas sean puestas en cuarentena, Tailandia ha mantenido los casos de coronavirus en solo 3.480, la gran mayoría de los cuales se han recuperado.
La tercera economía más grande del mundo se contrajo un 28,1% anualizado en abril-junio, más que una lectura preliminar de una contracción del 27,8%, mostraron los datos revisados ​​del PIB de este martes
El índice bursátil de referencia de Tailandia ha bajado un 17% durante el año, después de haber sufrido salidas extranjeras todos los meses hasta agosto, con un aumento del 5% en los mercados asiáticos.
Después de un récord de 39,8 millones de visitantes extranjeros en 2019, cuyo gasto representó el 11,4% del producto interno bruto, el país espera solo 8 millones de visitantes este año.
La actividad económica probablemente se vio afectada por las estrictas restricciones al movimiento y las empresas impuestas por el gobierno durante la mayor parte del segundo trimestre en un intento por contener la propagación del virus, según HSBC.
Sethaput Suthiwart-Narueput enfrentará la difícil tarea de dirigir la segunda economía más grande del sudeste asiático a través de la pandemia de coronavirus, con tasas de interés cercanas a cero y una alta deuda de los hogares.
La semana pasada hubo pequeñas protestas que buscaban expulsarlo de su cargo en al menos seis provincias, mientras que las disputas internas del partido llevaron a la renuncia de seis miembros del gabinete.
líderes empresariales e inversionistas llamaron al gobierno a elegir un nuevo equipo económico lo antes posible para ayudar al país a salir de la crisis del coronavirus.
El Banco de Tailandia espera solo 8 millones de visitantes extranjeros este año, un 80% menos que el récord de 39.8 millones del año pasado, cuando los ingresos extranjeros representaron el 11.4% del PIB.
Los medios tailandeses informaron que la ministra de Finanzas, Uttama Savanayana, y el zar de la política económica desde hace mucho tiempo, el viceprimer ministro, Somkid Jatusripitak, habían renunciado o estaban planeando renunciar a sus cargos.
La situación de Grab y GoJek amenaza una promesa central de ambas compañías: mejorar la vida de decenas de millones de personas en toda la región, a pesar de los millonarios pagos para sus inversores y equipos gerenciales. 
Tailandia detectó su primer caso de coronavirus, un turista de China el 13 de enero. Desde entonces, ha registrado un total de 3.017 infecciones y 56 muertes.
La tasa general de desempleo aumentó a 2,4% desde 2.3%, según mostraron los datos del Ministerio de Recursos Humanos el miércoles, la tasa más alta desde la crisis financiera mundial de 2009.
Las personas en el grupo etario de 25-29 años de edad representaron el 21,6% del total de desempleados en Corea del Sur en 2018, lo que supone el porcentaje más alto entre los miembros de la OCDE.
Las clases en el manejo de la IA en la contratación utilizadas por conglomerados como SK o Hyundai son pocas, pero se espera vayan al alza conforme se incorpore a más firmas en el país.
La tasa de desempleo cayó 1 punto porcentual interanual, y el número de personas empleadas sumó 27,3 millones en agosto.
La ciudad-estado ya alberga las oficinas regionales de cientos de compañías tecnológicas, como Facebook y Google, y espera convertirse en un centro tecnológico global.
Jóvenes surcoreanos acuden a su gobierno para encontrar puestos en el extranjero mientras crece el número de graduados universitarios sin trabajo.
El Banco de la Reserva de la India dejó las tasas de interés clave sin cambios el viernes, al tiempo que mantuvo una postura monetaria acomodaticia para respaldar una economía que se prevé que se contraiga casi un 10% en el año fiscal actual.