guerra comercial

guerra comercial

Las autoridades del Banco de Japón también están preocupadas sobre el impacto general de las tensiones comerciales internacionales.
Los datos de exportación de China han sido sorprendentemente resistentes a los aranceles, registrando un superávit comercial mayor de US$31.690 millones para el mes.
El superávit comercial de US$69.000 millones que Japón tiene con EE.UU. es por exportaciones de automóviles. Trump quiere un acuerdo bidireccional para abordarlo.
Beijing acusó a Estados Unidos de convertirse en un "bully comercial" que intimidaba a otros países para que se sometan a su voluntad.
Recientemente, el gobierno introdujo un mayor impuesto a la importación sobre 1.147 bienes de consumo en un intento por frenar las importaciones.
Las exportaciones niponas aumentaron un 6,6% interanual en agosto, superando holgadamente una el alza de un 5,6% que esperaban economistas.
La caída de la soja arrastró al maíz, que por segunda sesión consecutiva bajó a mínimos de contrato. En cambio, los futuros de trigo subieron por temores a una disminución de los inventarios globales.
Dura advertencia de Global Times: China no negociará "con un arma apuntando a su cabeza".
Presidente indonesio comparó la guerra comercial entre China y EE.UU. con Avengers, Infinity Wars.
Ministerio de Comercio chino aseveró que las alzas unilaterales de aranceles por parte de Estados Unidos dañarán finalmente los intereses del mundo entero.
Es probable que la solicitud desemboque en años de discusiones legales sobre las sanciones y su cantidad.
A pesar de la guerra comercial entre ambas potencias, los primeros ocho meses del año el superávit de China con EE.UU. aumentó casi un 15%.
"Con el tiempo, las fricciones económicas y comerciales seguramente continuarán desarrollándose en una dirección favorable para China", afirma publicación del partido comunista.
Por ahora, el impacto de la guerra comercial sobre la economía china ha sido pequeño, pero preocupan las posibles pérdidas de empleos y de medios de subsistencia en el futuro inmediato.
La implementación el jueves de los últimos aranceles de un 25% no descarriló las conversaciones, encabezadas por David Malpass y el viceministro Wang Shouwen.
El país asiático decidió imponer cuotas adicionales del 25% a varios productos provenientes del país del norte.
Las autoridades afirmaron que no utilizarán al yuan para lidiar con las fricciones comerciales, un día después de que Trump afirmara que Beijing manipula su moneda.
Aranceles por US$200.000 millones afectarán a mariscos, productos inmobiliarios y de iluminación, llantas, bienes químicos, bicicletas y asientos para bebés chinos que lleguen a EE.UU.
"Es una medida necesaria para salvaguardar (nuestros) derechos e intereses legítimos y las reglas del comercio multilateral", afirmaron desde el ministerio chino de Comercio.
Se teme que China sufra un crecimiento alimentado por el crédito, revirtiendo años de trabajo para reducir riesgos del sistema financiero y el aumento de la deuda.
Mandatario surcoreano propuso que los dos países trabajen juntos para resolver el problema de los trabajadores forzados en tiempos de guerra, y llamó a Japón "nuestro vecino más cercano".