guerra comercial

guerra comercial

Acciones y yuan se hundieron ante la perspectiva de los próximos aranceles de EE.UU., que han mantenido nerviosos a los inversores en China.
La empresa acordó pagar también una penalización de US$1.000 millones y depositar otros US$400 millones como parte de un acuerdo para poder seguir operando en EE.UU.
Las firmas tecnológicas chinas podrían ser tratadas de manera injusta y "convertirse en víctimas de la guerra comercial de Trump", indicó un diario de Beijing.
"Esa ley proveerá herramientas adicionales para combatir las prácticas de inversión depredadoras que amenazan nuestro liderazgo clave en tecnología", declaró Trump.
La medida marca otra escalada del conflicto comercial de Trump con China, que amenaza con agitar a los mercados financieros y afectar el crecimiento mundial.
Medios critican que inversión china en Estados Unidos disminuyó en un 92% a US$1.800 millones en los primeros cinco meses del año, su nivel más bajo en siete años.
Mandataria desea anticipar las posibles consecuencias para Taiwan de tal situación, por lo que instó a asesores a plantear medidas de respuesta.
La más reciente medida de Trump, mientras Washington libra batallas comerciales en varios frentes, fue inesperadamente rápida y aguda.
Analistas prevén que el impacto negativo de los aranceles en el crecimiento de China llegue a entre 10 y 20 puntos básicos del PIB.
Trump anunció que implementará aranceles de 25% a importaciones chinas valoradas en US$50.000 millones en productos relacionados a tecnología y propiedad intelectual.
Las importaciones también se fortalecieron más que lo previsto en mayo y a su ritmo más rápido desde enero.
Las dos partes han presentado quejas ante la OMC este año debido a este tema.
Las dos mayores economías del mundo acordaron abandonar sus amenazas arancelarias y trabajan en un acuerdo comercial más amplio.
Hace dos semanas, las dos partes presentaron largas listas de exigencias a su contraparte y solo acordaron seguir hablando.
Embajador Branstad dijo que la nación asiática no ha cumplido promesa de abrir sus áreas de servicios financieros y de seguros, ni redujo aranceles automotrices.
Director del BPC pidió esfuerzos concertados de Washington y Pekín para resolver su disputa comercial en curso.
China se ha comprometido a comprar US$50 mil millones más en suministros de energía de los EE. UU., y aumentará las compras de productos agrícolas de ese mismo país en unos US$ 32 mil millones.