guerra comercial

guerra comercial

La más reciente medida de Trump, mientras Washington libra batallas comerciales en varios frentes, fue inesperadamente rápida y aguda.
Analistas prevén que el impacto negativo de los aranceles en el crecimiento de China llegue a entre 10 y 20 puntos básicos del PIB.
Trump anunció que implementará aranceles de 25% a importaciones chinas valoradas en US$50.000 millones en productos relacionados a tecnología y propiedad intelectual.
Las importaciones también se fortalecieron más que lo previsto en mayo y a su ritmo más rápido desde enero.
Las dos partes han presentado quejas ante la OMC este año debido a este tema.
Las dos mayores economías del mundo acordaron abandonar sus amenazas arancelarias y trabajan en un acuerdo comercial más amplio.
Hace dos semanas, las dos partes presentaron largas listas de exigencias a su contraparte y solo acordaron seguir hablando.
Embajador Branstad dijo que la nación asiática no ha cumplido promesa de abrir sus áreas de servicios financieros y de seguros, ni redujo aranceles automotrices.
Director del BPC pidió esfuerzos concertados de Washington y Pekín para resolver su disputa comercial en curso.
Washington abordará con Pekín temas ligados a desequilibrios comerciales, derechos de propiedad intelectual, tecnología y emprendimientos conjuntos.
El crecimiento en Japón, que depende de las exportaciones, podría verse menoscabado en caso de ocurrir un golpe al comercio mundial.
Impulso fue dado por sector inmobiliario, un factor crucial de la economía, que se aceleró al 10,4% lo que es su ritmo más rápido en tres años.
"Es muy posible que Japón coopere con China en varios proyectos en los que los estándares internacionales se cumplan individualmente", dijo el ministro japonés de asuntos exteriores.
Marcas globales como Coca Cola o Suntory pagan para que sus nombres aparezcan en sus videos divertidos, se produce como hongos de TikTok en naciones del sudeste asiático.