Haruhiko Kuroda

Haruhiko Kuroda

El BoJ podría seguir el ejemplo de otros grandes bancos centrales que están dejando atrás sus estímulos monetarios.
La entidad podría considerar dejar atrás su política monetaria relajada si logra cumplir con el objetivo de inflación durante el año fiscal 2019, tal como está proyectado.
El ataque dejó al descubierto las fallas del sistema japonés para regular el comercio de criptomonedas, en contraste con las restricciones de Corea del Sur, China e India.
Una combinación de estímulo monetario masivo y gasto fiscal que ha ayudado a debilitar al yen han contribuido al crecimiento sostenido de Japón.
Es primera vez que un miembro de la directiva reconoce públicamente que el BoJ renunció a un cronograma vinculante para su meta.
El gobernador Kuroda dijo que el banco central está comprando bonos del Gobierno no como una forma de financiar las políticas fiscales, sino con el objetivo de alcanzar su meta de inflación del 2% en su política monetaria ultra fácil.