hijos

hijos

Beijing eliminó su política de un solo hijo en 2016, reemplazándola con un límite de dos hijos para tratar de evitar los riesgos para su economía de una población que envejece rápidamente.
El año pasado hubo menos de un millón de nacimientos, la cifra más baja de su historia.
La población de China comenzará a disminuir en la próxima década y probablemente continuará disminuyendo durante el resto de este siglo.