importaciones

importaciones

La necesidad de autosuficiencia en la tecnología de chips se ha vuelto más crítica con el brote de la pandemia de coronavirus y las tensiones EE.UU.- China, que amenazan con acelerar los cambios en la cadena de suministro.
Se espera que las exportaciones en agosto hayan aumentado un 7,1% respecto al año anterior, según una estimación mediana de una encuesta a 23 economistas, en comparación con un aumento del 7,2% en julio.
Eso fue un 27% más que los 6,42 millones de toneladas en julio de 2019, pero menos que el récord de 10,51 millones de toneladas de soja importada del país sudamericano en junio.
Baowu Group llegó a un acuerdo con Capital Operation Co Ltd, propiedad del estado de Shanxi, para adquirir una participación del 51% en TISCO, según un documento en la Bolsa de Valores de Shenzhen.
El futuro tiende a ser 'un mundo, dos sistemas'", con líderes tecnológicos chinos decididos a fomentar un ecosistema propio para desplazar los productos de Intel, Microsoft, Oracle e IBM.
Las propiedades anticorrosivas del molibdeno son vitales para los aceros inoxidables utilizados en las industrias de petróleo y gas, automotriz y petroquímica.
El temor al COVID-19 importado y el aumento de los precios del cerdo impulsan la industria avícola local. Aunque es mala noticia para exportadores cárnicos hacia China, podría ser una oportunidad de mayor venta de cereales forrajeros clave como el maíz y la soja.
Algunas trituradoras de soja chinas, que a principios de este año tuvieron que frenar las operaciones debido a la escasez de suministros, ahora luchan con inventarios abultados.
La debilidad del comercio se sumará a las preocupaciones sobre si el impulso de recuperación en curso puede mantenerse, incluso si la demanda interna continúa mejorando gracias al estímulo del gobierno.
Los planes, que incluyen la creación de sitios de investigación y fabricación en todo el país para desarrollar medicamentos y dispositivos médicos, están en linea con el boicot a productos y servicios chinos.
Las importaciones de China en junio aumentaron un 2,7% respecto al año anterior, según mostraron los datos de aduanas, contradiciendo las expectativas del mercado que preveían una caída del 10%.
Medida afecta a dos plantas controladas por las firmas JBS y BRF. Aunque Beijing no dio razones claras, se asume que es debido al alto número de contagios. Hace días trascendió que se pedía un sello de inocuidad en la exportación de soya brasilera.
"No estamos apuntando a ningún país, pero esta es una de las formas de reducir un déficit comercial que está sesgado con países como China", dijo anónimamente un funcionario.
La mortal enfermedad de la peste porcina africana redujo durante 2019 el ganado en al menos un 40%, afectando la producción y elevando los precios de la carne favorita del país a niveles récord.
Las relaciones entre Canberra y Beijing se han tensado en medio de las acusaciones australianas de intromisión china en los asuntos internos y la preocupación por lo que Australia ve como la creciente influencia de China en la región del Pacífico.
Es probable que los envíos fuera de China hayan caído un 15,7% en abril respecto a 2019, mucho peor que la contracción del 6,6% en marzo. Las exportaciones se contrajeron un 17,2% en los primeros dos meses del año.
El mineral es uno de los cinco principales productos importados por India, el mayor consumidor, importador y productor mundial de combustible. Una mala noticia para el gobierno y la calidad del aire.
Los proveedores mundiales de carne y aves compiten por las ventas a China, tras el brote de peste porcina africana que redujo la producción de cerdo en más del 40%.
El impacto del coronavirus en la economía de la ciudad estado se sentiría con mayor intensidad en la fabricación, el comercio, el turismo y el transporte, junto con los servicios minoristas y de alimentos.
China se ha comprometido a comprar US$50 mil millones más en suministros de energía de los EE. UU., y aumentará las compras de productos agrícolas de ese mismo país en unos US$ 32 mil millones.
La necesidad de autosuficiencia en la tecnología de chips se ha vuelto más crítica con el brote de la pandemia de coronavirus y las tensiones EE.UU.- China, que amenazan con acelerar los cambios en la cadena de suministro.