infecciones

infecciones

La mayoría de los nuevos casos se concentran en la zona de la capital; las autoridades sanitarias dicen que el país está al borde de un brote nacional y han pedido a la gente que se quede en casa y que limite los viajes.
El gobierno ha prohibido las reuniones religiosas en persona en el área metropolitana de Seúl, una expansión urbana de 25 millones de personas, y ha cerrado otros lugares de alto riesgo, incluidos clubes nocturnos, bares de karaoke, buffets y cibercafés.
Las pruebas de ácido nucleico deben completarse dentro de los cinco días posteriores al embarque, dijo la Administración de Aviación Civil de China en su sitio web.
Los nuevos casos llevaron el recuento de la India a casi 800.000 casos, el tercer brote más grande del mundo, solo detrás de Estados Unidos y Brasil en infecciones confirmadas.
Los datos del Ministerio de Salud del lunes mostraron más de 23.000 nuevos casos notificados en las 24 horas previas, un poco menos que el aumento récord del domingo de casi 25.000.
India va por detrás de Estados Unidos, Brasil y Rusia en casos totales. Más de 16.000 personas han muerto por la enfermedad causada por el virus desde el primer caso registrado en enero.
Al retomar la normalidad, el país ha visto un resurgimiento de las infecciones por coronavirus. La autoridades tratan de rastrear y aislar los nuevos casos.
El gobierno apunta a alcanzar un total de 400.000 pruebas desde el nivel actual de alrededor de 230.000, dijo un portavoz del Centro de Administración de Situación COVID-19 del gobierno.
El país implementó un cierre que ha sido calificado como "deficientemente ejecutado" desde finales de marzo, registrando 24.073 contagios y 564 muertes. 
Abe dijo que el gobierno estaba considerando pagos en efectivo de US$ 930 para todos los ciudadanos, en un intento de amortiguar el golpe a la tercera economía más grande del mundo.
Entre las principales posibilidades se encuentran la reinfección, una recaída o pruebas inconsistentes, dicen los expertos; KCDC se está inclinando hacia algún tipo de recaída o "reactivación" en el virus.
A principios de este mes, Wuhan levantó un bloqueo que había paralizado la ciudad de 11 millones de habitantes durante más de dos meses, en un esfuerzo drástico por contener el virus.
Hasta el 14 de abril, de 3.252 casos registrados en Singapur, 1.625 estaban relacionados con brotes en dormitorios de trabajadores migrantes. Más de 300.000 de ellos viven en condiciones de hacinamiento y falta de higiene en el país de 5,7 millones de habitantes.
El presidente Joko Widodo, declaró una emergencia nacional de salud pública por la pandemia de la COVID-19 y emitió un reglamento gubernamental sobre una restricción social a gran escala.
Alrededor de 14.500 malayos y 1.500 extranjeros asistieron a una mezquita de Kuala Lumpur entre el 27 de febrero y el 1 de marzo. Malasia es hoy el país con más casos en el sudeste asiático.
La mayoría de los nuevos casos se concentran en la zona de la capital; las autoridades sanitarias dicen que el país está al borde de un brote nacional y han pedido a la gente que se quede en casa y que limite los viajes.