inundaciones

inundaciones

La interrupción de la pandemia de coronavirus y las lluvias excesivas en estados como Maharashtra, Karnataka y Andhra Pradesh han dañado y retrasado la cosecha de cebollas, un ingrediente clave en las cocinas indias, junto con otras verduras.
Se espera que las inundaciones empeoren en los próximos días, y se pronostica que la tormenta tropical Nangka arrojará más lluvia cuando toque tierra en Vietnam este miércoles.
Las fuertes lluvias monzónicas en Assam y Bihar han creado miles de desplazados que no pueden cumplir con las medidas de distanciamiento social y colapsan los sistemas de salud.
El peligro para las poblaciones reside en la presa de las Tres Gargantas, que ahora es 16 metros más alto que su volumen oficial de advertencia. Las lluvias y nivel de ríos siguen aumentando.
El aumento de precios podría apoyar a la industria del té local, que ha luchado con el aumento de los costos de producción, pero también puede jugar en contra, impulsando a países rivales como Kenia y Sri Lanka.
Las lluvias son críticas para la agricultura india, que representa aproximadamente el 15% de su economía, ya que aproximadamente el 55% de la tierra cultivable en la nación del sur de Asia es de secano.
Ta solo en China, US$ 348 mil millones del PIB y casi 8 millones de personas se encuentran en áreas con alto y extremo riesgo de aumento del nivel del mar, indicó un reciente informe.
Vecinos de Yakarta presentaron una demanda contra el gobernador por no haber tomado medidas suficientes contra las recientes inundaciones: buscan US$ 3.1 millones en compensación.
La extracción incontrolada de agua subterránea en Yakarta a lo largo de los años ha provocado que capas de rocas y sedimentos se superpongan lentamente una encima de la otra.
Indonesia, un archipiélago de miles de islas, tiene alrededor de 81,000 km de costa, lo que la hace particularmente vulnerable al cambio climático junto con vecinos como Filipinas.
La agricultura representa el 15% de la tercera economía más grande de Asia, que ya está sufriendo una desaceleración debido a un factor que aún no se puede controlar: el clima.
"Antes esperábamos mejores cosechas que este año. Ahora esperamos que al menos un 20% caiga en la producción ", dijo el presidente del gremio de exportadores.
La interrupción de la pandemia de coronavirus y las lluvias excesivas en estados como Maharashtra, Karnataka y Andhra Pradesh han dañado y retrasado la cosecha de cebollas, un ingrediente clave en las cocinas indias, junto con otras verduras.