KCDC

KCDC

El presidente Moon Jae-in, expresó su preocupación por las infecciones persistentes antes de la temporada de vacaciones de verano y pidió medidas estrictas para prevenir el virus.
El alcalde de Seúl dijo que, si bien los números diarios pueden estar en niveles manejables, si las tasas de infección recientes continuaran, la ciudad pronto podría ver cientos de casos por día.
Al menos 82 casos esta semana se han relacionado con un grupo de infecciones en un centro logístico administrado por Coupang Corp, una de las empresas de compras en línea más grandes del país, en Bucheon.
El país había relajado la cuarentena del 6 de mayo, pero un aumento posterior en las infecciones vinculadas al barrio bohemio de Itaewon, en Seúl, obligó a una rápida readecuación
Las autoridades informaron 35 casos nuevos a partir de la medianoche del domingo, el segundo día consecutivo de casos nuevos de esa magnitud y los números más altos en más de un mes.
"No terminará hasta que termine", dijo el presidente Moon Jae-in, ya que un nuevo brote demuestra que el virus puede propagarse ampliamente en cualquier momento, y advirtió de una segunda ola a fines de este año.
Cerca de 5,5 millones de estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria volverán a las aulas. El gobierno espera realizar simulacros y preparar pautas en caso de un aumento de la infección.
Las autoridades concluyeron que no hubo transmisión local en las elecciones parlamentarias de este mes, que se realizó con la exigencia de usar máscaras y guantes de plástico al emitir el voto.
Hasta ahora se han reportado más de 180 casos de personas que han vuelto a dar positivo en los tests, pero ninguno ha infectado a nadie más con el virus.
La decisión apunta a reabrir con cautela la cuarta economía más grande de Asia a medida que las infecciones diarias continúan rondando o menos de 20, la mayoría llegando del extranjero.
Entre las principales posibilidades se encuentran la reinfección, una recaída o pruebas inconsistentes, dicen los expertos; KCDC se está inclinando hacia algún tipo de recaída o "reactivación" en el virus.
La posibilidad de que las personas se vuelvan a infectar con el virus es motivo de preocupación internacional, ya que muchos países esperan que las poblaciones infectadas desarrollen inmunidad suficiente para evitar el resurgimiento de la pandemia.
En febrero, Corea del Sur descubrió lo que se creía que era el mayor brote de COVID-19 fuera de China. Un programa de pruebas masivas y rastreo de contactos ha ayudado a contener el virus.
Aproximadamente 4.000 pacientes que reciben tratamiento podrán enviar boletas por correo o votar en ausencia por adelantado, dijo el ministro del Interior, Chin Young.
La campaña de pruebas masivas del país, respaldada por un intenso rastreo de contactos, ha sido reconocida como una ayuda para frenar la propagación del virus.
El presidente Moon dijo que se haría un "pago de socorro de emergencia por desastre" de hasta US $ 820 a todos los hogares, excepto el 30% más rico, por un total de US$ 7.440 millones.
Los nuevos números marcaron el duodécimo día consecutivo en que el país ha registrado menos de 100 casos, en comparación con el pico de 909 casos registrados el 29 de febrero.
"Hemos decidido tomar las medidas para evitar que las pequeñas y medianas empresas y comerciantes y los trabajadores por cuenta propia quiebren y aliviar la ansiedad en el sector financiero", dijo el presidente Moon.
"Es demasiado pronto para decir que estamos superando la enfermedad (...) Todavía estamos presenciando brotes esporádicos, por lo que no podemos bajar la guardia" dijeron autoridades.
El gobierno declaró una "zona de cuidados especiales" alrededor de Gyeongsan, una ciudad de aproximadamente 275,000 personas a 250 km al sureste de Seúl, desde el 9 de marzo.
El presidente Moon Jae-in, expresó su preocupación por las infecciones persistentes antes de la temporada de vacaciones de verano y pidió medidas estrictas para prevenir el virus.