KCDC

KCDC

La posibilidad de que las personas se vuelvan a infectar con el virus es motivo de preocupación internacional, ya que muchos países esperan que las poblaciones infectadas desarrollen inmunidad suficiente para evitar el resurgimiento de la pandemia.
En febrero, Corea del Sur descubrió lo que se creía que era el mayor brote de COVID-19 fuera de China. Un programa de pruebas masivas y rastreo de contactos ha ayudado a contener el virus.
Aproximadamente 4.000 pacientes que reciben tratamiento podrán enviar boletas por correo o votar en ausencia por adelantado, dijo el ministro del Interior, Chin Young.
La campaña de pruebas masivas del país, respaldada por un intenso rastreo de contactos, ha sido reconocida como una ayuda para frenar la propagación del virus.
El presidente Moon dijo que se haría un "pago de socorro de emergencia por desastre" de hasta US $ 820 a todos los hogares, excepto el 30% más rico, por un total de US$ 7.440 millones.
Los nuevos números marcaron el duodécimo día consecutivo en que el país ha registrado menos de 100 casos, en comparación con el pico de 909 casos registrados el 29 de febrero.
"Hemos decidido tomar las medidas para evitar que las pequeñas y medianas empresas y comerciantes y los trabajadores por cuenta propia quiebren y aliviar la ansiedad en el sector financiero", dijo el presidente Moon.
"Es demasiado pronto para decir que estamos superando la enfermedad (...) Todavía estamos presenciando brotes esporádicos, por lo que no podemos bajar la guardia" dijeron autoridades.
El gobierno declaró una "zona de cuidados especiales" alrededor de Gyeongsan, una ciudad de aproximadamente 275,000 personas a 250 km al sureste de Seúl, desde el 9 de marzo.
Mientras en Nueva Delhi los hospitales están abarrotados y se registran altas tasas de mortalidad, Corea del sur anuncia multas para ciudadanos que no respeten medidas de resguardo, como uso de mascarillas. Japón en tanto, seguirá con su política de no imponer emergencia. Tres formas en que naciones de Asia lidian con el rebrote de COVID-19.